La nota simple es un documento expedido por el Registro de la Propiedad que incluye información fiable sobre los detalles de una finca inmobiliaria, su ubicación, la titularidad de la misma y las posibles cargas y gravámenes que están asociados a ella. Gracias a ella, la persona interesada en adquirir un inmueble puede obtener información sobre la realidad, a efectos jurídicos, de la misma. Siendo los motivos más habituales para solicitarla averiguar las posibles cargas de la finca, conocer la situación de solvencia del propietario u obtener determinados detalles para juicio o herencia.

¿Qué datos son necesarios para solicitar la nota simple?

Esta información es pública y cualquier persona física o jurídica puede solicitarla. Lo que debe tenerse en cuenta es que se trata de un documento puramente informativo que no da fe, por lo que, aunque la solicitud de una nota simple puede tramitarse solamente sabiendo la dirección del inmueble, podría ser denegada. Por esta razón, es importante aportar la mayor cantidad de datos posibles sobre la finca, como el DNI y nombre completo del titular, el número del Registro de la Propiedad o el Identificador Único de la Finca Registral (IDUFIR).

¿Por qué es importante solicitar la nota simple?

Es muy importante tener esta información en nuestro poder antes de proceder a la compra de cualquier inmueble, tanto para asegurarnos de que el titular del mismo se corresponde con las persona que dice serlo como para comprobar que no existe ningún tipo de carga, ya que las deudas a las que esté sujeto pasarán al nuevo propietario: hipoteca, usufructo, anotación preventiva de embargo, vivienda de protección oficial, afecciones de liquidación de impuestos, expedientes urbanísticos, etc.

¿Cómo solicitar la nota simple de un inmueble?

Recuerda que si estás gestionando la compra a través de una inmobiliaria, ésta está obligada a conseguir la nota simple antes de firmar el contrato de arras y a adjuntarla a dicho documento. Pero si estás comprando directamente a un particular sin que haya intermediarios, deberás realizar los trámites tú mismo, lo cual puede hacerse a través de Internet o directamente en el Registro de la Propiedad.