Los gastos de gestoría incluyen todos aquellos gastos derivados de la tramitación, asesoramiento y gestión de una compraventa inmobiliaria. Entre las tareas que realiza la gestoría, se incluyen:

  • El abono al notario por la firma de la escritura de la operación realizada.
  • El pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados en el caso de que proceda.
  • El pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en viviendas de segunda mano.
  • El pago del IVA si se trata de viviendas de nueva construcción.
  • El registro de la propiedad.
  • Otros actos y gestiones derivadas de la compraventa del inmueble.

¿Es obligatorio pagar a una gestoría por los trámites?

Todos y cada uno de los trámites necesarios para llevar a cabo con éxito la compraventa y el registro de la propiedad los puede llevar a cabo el nuevo propietario por su cuenta. No hay ninguna norma que obligue a contratar estos servicios. No obstante la mayoría de la gente lo hace por comodidad y tiempo.

¿Cuánto cuesta tramitar una compraventa a través de una gestoría?

Los precios de mercado de este tipo de servicios son libres con lo que cada empresa, de manera individual, decide qué precio cobrar. Sin embargo actualmente los trámites necesarios para finalizar el proceso pueden ocasionar unos gastos de gestoría que oscilan entre 250€ y 550€, dependiendo de la zona.

El precio de este servicio no está relacionado con el valor de la vivienda que se está comprando, ya que los trámites son idénticos. Las diferencias de precio provienen exclusivamente de la propia competencia.

Por lo general el pago a la gestoría se hace por adelantado. Durante el transcurso de todo el proceso, se han de pagar diferentes tasas e impuestos, con lo que es habitual realizar una provisión de fondos aproximada para poder cubrirlos. A esta provisión se suele suma la minuta de la propia gestoría. En el caso de que la provisión supere el gasto previsto, se devolverá la diferencia.