Los estatutos de la comunidad son un conjunto de normas complementarias que establecen el uso y destino de los pisos, locales, servicios e instalaciones comunes de la Comunidad de vecinos. Además de los gastos para su mantenimiento, la administración, seguros y reparaciones.

Según la Ley de Propiedad Horizontal, todas las comunidades están obligadas a contar con un título constitutivo donde se contemple la descripción del edificio, pisos y locales, y la cuota de participación que corresponde a cada propietario. Sin embargo, los estatutos de la comunidad  no son obligatorios.

¿Cómo puedo consultar los estatutos de la comunidad?

Si estás pensando en comprar una vivienda, debes saber que los estatutos de la comunidad, muchas veces, se incluyen junto con la escritura de compraventa. En caso de no tenerlos, deberemos averiguar si la comunidad dispone de ellos, solicitando al presidente o al administrador de la comunidad que nos proporcionen una copia de los mismos. En caso de no tener una copia de ellos, podemos acudir al Registro de la Propiedad en el que se encuentra inscrita la finca. Allí nos informarán si existen estatutos inscritos y, de ser así, podremos consultarlos.

¿Qué ocurre si en el edificio no existen Estatutos de Comunidad?

La mayor parte de las comunidades no los tienen y otras simplemente cuentan con una transcripción parcial de la Ley de Propiedad Horizontal. Y es que, por lo general, los Estatutos de la Comunidad no son más que una adaptación de la legislación vigente a unas circunstancias comunitarias específicas. No obstante, debes saber que aunque no se tengan, no puede contradecirse lo que se dispone en la ley y que la adaptación de la misma debe ser decidida por toda la comunidad. En caso de realizarse modificaciones posteriores, deberán ser aprobadas por unanimidad por todos los propietarios e inscribirse en el Registro que corresponda.