Un apartamento es una vivienda que, por lo general, tiene un tamaño más reducido que un piso corriente y suele localizarse en los centros urbanos de las ciudades. Por norma, un apartamento está menos equipado que un piso estándar y su concepción es el aprovechamiento de las zonas comunes del edificio, tanto verticales como horizontales para poder ofrecerlo a un precio más económico.

En una clasificación de propiedades inmobiliarias es normal encontrar conceptos como duplex, ático, piso de varias habitaciones etc. En esta lista, por valor y tamaño, el apartamento estaría en la parte más baja de la lista, solo por encima de un estudio, utilizado a menudo como oficina. Tener claro qué tipo de propiedad estamos buscando es clave para encontrar la más adecuada. Por lo fácil de mantener y por sus dimensiones, los apartamentos son ideales para el mercado del alquiler, especialmente para personas solteras y jóvenes estudiantes. Es cierto que la definición de apartamento no está definida en términos absolutos y su significado puede variar en función del país o zona en la que estemos.

Tipos de apartamentos

Existen varios tipos de apartamentos y éstos han variado mucho con los años, ya que las necesidades de los compradores y arrendatarios han cambiado. La división del espacio tradicional que incluía dormitorio, baño, salón-comedor y cocina ha ido desapareciendo para integrar en un mismo lugar la cocina (tipo americana) y el salón, dándole al espacio común más importancia y apartando el cuarto de baño a un lugar secundario dentro de la importancia del piso. El apartamento se ha quitado el estigma de ser un piso pequeño, incómodo y para un usuario de bajo poder adquisitivo para pasar a ser un espacio de moda entre jóvenes de poder adquisitivo medio-alto, que buscan su independencia y que no renuncian a estar en las mejores zonas de la ciudad a costa de vivir en menos espacio.