Vaya pregunta, ¿verdad? Estamos seguros de que todos –o por lo menos muchos– contestarían con un categórico sí a esta pregunta. No en vano, los dúplex son viviendas espaciosas, con muchas estancias para albergar a toda una familia o una pareja con mucha necesidad de espacio.

Así, suelen ser el siguiente paso inmobiliario para aquellas familias a las que un piso al uso se les ha quedado pequeño, pero no pueden aspirar económicamente a una vivienda unifamiliar. Por lo tanto, el dúplex se convierte en la fórmula que mejor se ajusta a su bolsillo y a sus crecientes necesidades de espacio.

Si estás pensando en pasarte a un dúplex, vamos a ver qué es lo que te puede ofrecer esta vivienda y cuáles son sus principales características.

¿Qué es un dúplex?

Hablamos de un tipo de vivienda consistente en dos pisos conectados entre sí por una escalera interior. Además, si éste tuviera tres plantas, estaríamos ante un tríplex. Lo cierto es que en un dúplex se busca sacar el máximo partido al espacio, pues suelen ser estructuras angostas donde la doble altura permite ganar amplitud.

Además, los dúplex tienen la particularidad de que dos viviendas comparten una pared central común.

Ventajas de vivir en un dúplex

Uno de sus mayores atractivos es la intimidad consustancial a este tipo de vivienda. Una circunstancia que muchas familias valoran cuando éstas se componen de cinco o incluso seis miembros o más. Por lo tanto, mientras la primera planta acoge la cocina, el salón e incluso un baño, la superior se reserva al descanso, al estudio e incluso a los juegos.

Tanto es así que incluso los profesionales que trabajan desde casa –como los autónomos a los trabajadores con parte de su jornada en modalidad de teletrabajo– pueden beneficiarse de esta intimidad e instalar su despacho en la planta de arriba sin que el trasiego familiar de la cocina y el salón les moleste.

La luz natural es otro factor a tener en cuenta. De hecho, hablamos de viviendas donde todas o casi todas sus estancias cuentan con ventanas.

Por supuesto, las viviendas dúplex proporcionan mucha intimidad porque apenas hay vecinos y tampoco debemos abonar una mensualidad para sufragar los gastos de la comunidad. Una cantidad que puede alcanzar perfectamente los 300 euros anuales.

Además, muchas de ellas disponen de coquetas zonas ajardinadas donde los propietarios pueden disfrutar de un pequeño trozo de naturaleza.

Inconvenientes de los dúplex

No obstante, muchos posibles compradores descartan la opción de un dúplex por la escalera. De hecho, la consideran peligrosa para sus hijos pequeños o para las personas ancianas. También están los que creen que la presencia de una escalera solo sirve para restar metros útiles a la vivienda.

No obstante, estos problemas se pueden minimizar con la instalación de una pequeña puerta para que no puedan acceder a ella libremente los niños o un salvaescaleras en el caso de los ancianos.

En definitiva, los dúplex suponen una tentadora opción que sacará de un apuro de espacio a muchas familias.