Imagina tu ropa perfectamente colocada, todos los zapatos en su sitio, las camisetas ordenadas por colores, las camisas planchadas y colgadas. ¿Qué te parece? Hoy te vamos a contar cómo ordenar vestidores abiertos y qué ventajas tienen, no te podrás resistir a tener uno.

Se acabó ese momento en el que no encuentras la ropa que te quieres poner, en el que recuerdas que tienes unos zapatos negros, pero no hay forma de encontrarlos en tu armario. Con los vestidores abiertos olvídate de todos esos problemas.

¿Sabes qué debes tener en cuenta al comprar una casa? Descarga esta guía gratuita y descubre todos los puntos importantes a tener en cuenta para decidirte por una casa

Las ventajas de los vestidores abiertos

Muchas personas descartan los vestidores abiertos porque requieren un orden, pero tienen muchas ventajas que compensan ese pequeño esfuerzo que tendremos que hacer para mantener el orden. Te contamos cuáles son las ventajas:

  • Encontrarás tu ropa fácilmente. Con un simple vistazo encontrarás lo que buscas sin esfuerzo.
  • Se puede adaptar a diversos espacios. Un vestidor se puede hacer en una habitación solo con esa función, un espacio anexo a la habitación o simplemente en una pared de la habitación.
  • Cada prenda tendrá su lugar. Se acabó lo de tener los abrigos doblados por la parte de abajo. Desde ahora cada prenda tendrá un lugar preciso en el que guardarse puesto que habrá elementos como barras para colgar prendas largas (vestidos, abrigos, chaquetas), estantes para los jerséis y cajones para la ropa íntima y los calcetines.
  • Ahorrarás tiempo. Todos los aspectos anteriores conllevarán un importante ahorro de tiempo, puesto que encontrarás todo mucho mejor y más rápido.

Cómo organizar un vestidor abierto y mantener el orden

El orden en un vestidor abierto es esencial porque facilitará que encuentres bien la prenda que buscas y además dará un aspecto bonito a tu vestidor. Para lograr ese orden te proponemos algunos consejos:

  • Descarta lo que no vayas a utilizar. Esto puede ser complicado, pero es preciso ser prácticos y donar o regalar la ropa que hace tiempo que no nos ponemos, que ya no nos vale o que está rota. Sácala del armario, métela en bolsas y verás cómo se crean nuevos espacios.
  • Lo que utilizas más, ponlo a tu alcance. Otro truco para mantener el orden, es poner delante y a tu alcance la ropa que más usas. Esto te permitirá no tener que buscarla y desordenar todo.
  • Clasifica la ropa por temática y tipo de prenda. Un pequeño secreto para mantener el orden es clasificar la ropa según para qué la uses. Por ejemplo, puedes colocar por un lado la ropa del trabajo, por otro la ropa de fiesta y por otro la ropa para hacer deporte. Y dentro de cada categoría puedes ordenar por tipo de prenda: falta, pantalón, camisa, chaqueta.
  • Ordena por colores. Además de lo anterior viene muy bien para localizar la ropa, ordenarla por colores. Seguro que más de una vez has buscado ese jersey rojo que te va genial con los vaqueros. Pues ahora todo lo rojo estará junto.
  • Unifica perchas y cajas. Si utilizas el mismo tipo de perchas (metálicas, de plástico o de madera) se unificará el aspecto de los vestidores abiertos y contribuirá al orden. Si guardas cosas en cajas, busca cajas o elementos de almacenaje que sean iguales para lograr una armonía en el vestidor.

Ha llegado el momento de vestirse. Siéntate delante de tu vestidor y disfruta de tu ropa colocada y ordenada.

¿Te animas a poner vestidores abiertos en tu casa?