Históricamente, cuando se hablaba de ventilar una casa se pensaba en abrir las ventanas. Dejar que entrara el aire de la calle y airear las estancias. Se pensaba de manera generalizada que esa era la manera de limpiar lo que respiramos, si bien no es así. Para airear una estancia, respirar un aire mejor y ahorrarnos enfermedades respiratorias lo ideal es utilizar un sistema de ventilación mecánico. Una solución que además supone un ahorro en costes energéticos.

Todo nuevo proyecto residencial ha de tener en cuenta, hoy en día, un sistema de ventilación eficiente. En parte porque las viviendas en la actualidad han ganado mucho en estanqueidad: son más herméticas, por lo que las inclemencias afectan menos dentro del hogar –el frío y el calor se notan menos–, pero necesitan ser ventiladas de manera más eficiente para garantizar unas buenas condiciones de salud para quienes las habitan. Y el propio Código Técnico de la Edificación así lo avisa en su documento básico DB HS3: “Las viviendas deben disponer de un sistema general de ventilación que puede ser híbrida o mecánica”. Existe la obligatoriedad dentro la legislación vigente.

Sin embargo, muchos usuarios aún desconocen cómo funcionan los sistemas de ventilación mecánicos. A veces hasta los confunden con los aparatos de aire acondicionado o los sistemas de calefacción, cuando son totalmente distintos. También conocidos como VMC, su función es la de renovar el aire que respiramos, filtrarlo y eliminar los contaminantes que pueda haber en nuestras estancias. Hay dos tipos principales.

Actualmente, el mejor sistema de ventilación mecánica es el de doble flujo, y esto la sabe bien Via Célere, además de ser el que nos garantizará salud y eficiencia energética. Se trata de la mejor solución posible, ya que extrae el aire por un conducto e introduce aire por otro. Utiliza filtros para depurar lo que respiramos y puede ser controlado de manera automática para ventilar exactamente lo que sea necesario.

Vía Célere ha sido la primera promotora a nivel nacional que incorporó esta novedosa tecnología en sus promociones.  Utilizar sistemas de ventilación con recuperación de calor Siber en edificios, ha supuesto un cambio integral en sus hogares, que se traduce en una mejor eficiencia energética y también en beneficios para nuestra salud. Gastamos menos en energía y vivimos mejor.

Desde la primera promoción entregada en el año 2015, Residencial Arcentales sus viviendas han incorporado esta novedosa tecnología con prestaciones muy superiores a las exigidas por la normativa actual.

 

Ventilar la casa sin perder energía

 

¿Cómo es posible? Hablamos de un sistema de ventilación de doble flujo para la renovación de aire con recuperación de energía Siber. Se trata de un sistema inteligente que centralizada la ventilación de la vivienda en un equipo por vivienda, que incorpora un recuperador de energía que permite mejorar el confort y el ahorro energético de la vivienda, intercambiando energía entre el aire interior climatizado que se extrae y el aire sin climatizar que se introduce en el interior.

El recuperador de calor Siber  hace que este tipo de ventilación sea la más eficiente y confortable ya que permite obtener que las temperaturas del aire limpio exterior que introducimos en la vivienda en  los dormitorios y salón entre a una temperatura cercana a la temperatura del interior de la vivienda,  el aire sin el uso de ninguna energía adicional más que la que contiene el propio aire de expulsión de la vivienda que extraemos desde los baños, aseos y cocina ,  del que extraemos la energía por un sistema especial de placas estanca que evita que entren en contacto los dos aires, por lo tanto sin mezclarse los olores.

Por otro lado, en verano el sistema inteligente de recuperación de energía Siber dispone de un “by-pass” automático que permite el refrescamiento nocturno de la vivienda.

 

Beneficios para tu salud

 

¿Cómo es posible? El equipo de recuperación de energía Siber incorpora un filtro que atraviesa el aire que introducimos en la vivienda, eliminado las partículas nocivas en suspensión del aire como son parte del polen, polvo elementos suspensión e insectos, favoreciendo la disminución de las dificultades respiratorias.  Por lo tanto disponemos en nuestra vivienda de un aire más limpio y puro que el que se encuentra en el exterior de nuestra vivienda.

Mediante el uso de sistemas de ventilación de doble flujo Siber ya no tenemos por qué abrir las ventanas. Podemos, simplemente, olvidarnos de ello y disfrutar del confort de tener aire limpio y en su justa medida en todo momento.

Siempre en funcionamiento y con bajo consumo


Los sistemas ventilación de doble flujo Siber no tienen botones de encendido o apagado. Están siempre en funcionamiento, ya que las necesidades de airear una estancia son constantes. ¿Significa eso que su consumo sea elevado? Para nada. Algunos de sus ventiladores tienen unos gastos energéticos similares a una bombilla de bajo consumo. Y evitan los gastos elevados que tienen otros sistemas de enfriado o calefacción.

 

Adiós a los ruidos

Las unidades de ventilación nos permiten tener las ventanas cerradas en todo momento. Se disfruta de la mejor calidad de aire  y el mejor confort, sin ruidos molestos propios de vivir en un entorno urbano.

 

Eficiencia energética

Se trata de un aspecto que va muy relacionado con el anterior. ventilación de doble flujo Siber, disponen de un rendimiento de hasta el 95 %, esto quiere decir que podemos llegar a recuperar hasta el 95 de la energía del aire que perderíamos a través de la ventilación de un sistema convencional. Son capaces de renovar el aire sin que las estancias se vean afectadas por los aumentos de frío o de calor. Las necesidades de climatización son menores, por lo que se recorta el consumo energético.

 

Beneficiosos para la salud

Abrir las ventanas y dejar que entre el aire de la calle puede ser una solución de emergencia en una estancia afectada por humedad o aire viciado. Aun así, ese aire no es el mejor para respirar, sobre todo en grandes ciudades.

Los sistemas de ventilación mecánicos filtran el aire para limpiarlo de impurezas antes de introducirlo en nuestras viviendas. Además, ya hemos dicho que son capaces de detectar las necesidades reales de cada estancia para introducir y extraer aire. Nos evitan problemas de salud y respiramos un mejor aire allá donde más tiempo pasamos, en interiores.

 

Elimina al momento los contaminantes que puedas generar

Cuando se limpia una casa, se producen contaminantes debido a los químicos que contienen los productos de limpieza. Con un sistema de ventilación mecánica de doble flujo se extrae dicho aire nocivo al instante. No entra la contaminación exterior, y eliminamos la que pueda producirse en casa. Si los muebles u otros elementos producen algún tipo de aire nocivo –por ejemplo al desprender viruta–, éste se elimina igualmente.

 

Sin polvo en casa

Al tener las ventanas cerradas y no entrar impurezas desde la calle, no solo respiramos mejor y nos olvidamos de la contaminación. Sino que también limpiamos menos al no entrar polvo en casa.

 

Olvídate del vaho, del moho y de las paredes sucias

Ya no verás más cristales empañados en el baño con un sistema de doble flujo. El aire se renueva constantemente, y por supuesto la humedad y el moho serán inexistentes en tu hogar. Tampoco se almacenará suciedad en tus paredes.

Por todo ello, los sistemas de ventilación mecánicos no son el futuro en el sector residencial español, sino el presente. Además, en 2020 todos los edificios de carácter privado de nueva construcción deberán adaptarse a las políticas europeas nZEB, lo que se conoce como “edificios de consumo casi nulo”. En ese momento, los sistemas de ventilación mecánicos y sobre todo los de doble flujo serán necesarios, por su eficiencia energética y sus beneficios para la salud.