Montar un parque infantil para niños en casa es de las mejores inversiones que puedes hacer si tienes retoños. No en vano, a los pequeños les encantan los parques infantiles y existen infinidad de modelos con mucha imaginación que responden a toda clase de gustos. Al clásico balancín y tobogán se une ahora el rocódromo con presas especialmente concebidas para sus pequeñas manos y pies. De hecho, está más que comprobado que a los niños les encanta escalar. Así, es una inclinación natural a la que pueden dar rienda suelta con un parque infantil que incluya un rocódromo a la medida de sus posibilidades.

Por supuesto, tampoco falta el cajón de madera para que tu hijo disfrute con su rastrillo, su pala y su cubo. Si es que no es preciso irse a la playa para hacer castillos, ¿verdad?

Por lo tanto, si tienes una pequeña zona en casa, como un jardín o una amplia terraza, te animamos a que te plantees incorporar un parque infantil para niños. Ya verás qué distraídos están y como, aprovechando, disfrutas tú de tu ansiado momento de lectura y relax mientras los miras de reojo.

Tanta es la importancia de estas zonas de juego para infantes que muchos futuros compradores valoran que su nuevo hogar disponga de un parque infantil en las zonas comunes de la urbanización.

Si sigues leyendo, verás que el mercado inmobiliario está repleto de zonas de juego infantiles en las zonas comunes que son simplemente alucinantes. ¿Lo vemos?

¿Buscas parque infantil para niños? Pues que sepas que no les falta de nada

Probablemente si está sopesando la compra de una vivienda en una urbanización no pasarás por alto echarle un ojo al parque infantil para niños –en caso de que la urbanización ya esté construida– o informarte acerca de lo que haya proyectado al respecto.

Por lo tanto, aunque no tengas todavía hijos, no olvides informarte acerca de este extremo, pues ya verás que el tema de los parques infantiles merece un capítulo aparte.

Algunos, además, tienen forma de castillo, de casa, de seta, de barco…  Tienen, por supuesto, infinidad de opciones de juego: una cuerda para ascender por ella, un cajón de arena, rocódromo, timones de barco…

Eso sí, procura que este parque infantil para niños cuente con una zona mullida para amortiguar las caídas y golpes que –no lo dudes– los habrá. De modo que fíjate en este detalle. También que la zona esté sombreada o mínimamente protegida del sol, sobre todo si en tu zona los veranos son particularmente duros.

Ya verás, si has optado por vivir en una urbanización, que no todas las zonas comunes miman de igual manera el apartado de los parques infantiles y salas de juego. Así, en Vía Celere somos especialmente cuidadosos y detallistas con este tema, pues nos tomamos muy en serio la diversión de los más pequeños.

Zonas de escalada, cajón de arena, cuerda para escalar… Y todo en un recinto tan seguro y cercano como el que te pueden procurar las zonas comunes de la urbanización. Además, los niños alternan con los vecinos de su edad con los que pueden fraguar una bonita amistad.