Índice de contenidos

Las cómodas de bebé

No sabemos si los bebés llegan con un pan bajo el brazo, pero lo que sí que está claro es que llegan con infinidad de cachivaches y accesorios varios, ¿verdad? De hecho, la lista de compras para los padres primerizos es apabullante: el carrito de paseo, la silla del coche, la manta de actividades, la trona, el sacaleches, los pañales (lavables o desechables), la cuna (de colecho en algunos casos), la bañera… Imposible no tirarse de los pelos ante tal zafarrancho de compras que se avecina.

 

cómodas de bebé

 

Si bien es cierto que algunos son prescindibles o que nos los prestan nuestros hermanos, primos e incluso alguna buena amiga, otros resultan muy necesarios y es aquí donde podemos hablar de los ‘must have’ del recién nacido. Así, la cómoda es esencial pues alberga el cambiador y todos los bártulos precisos para el cambio y aseo del bebé como pañales, cremas, ropa… y, en definitiva, nos facilita el día a día. Por lo tanto, conviene hacerse con una cómoda. Vamos a ver cuáles podemos encontrar.

Cómodas bebé evolutivas

Lo cierto es que la mayoría de cómodas del mercado están concebidas para abarcar tanto la etapa infantil como la juvenil del niño. En suma, en los últimos años la tendencia es ofrecer cómodas bebé versátiles, pues cuando éste crece se pueden transformar en un mueble moderno y en consonancia con la decoración de la habitación del pequeño que ya ha dejado de ser un bebé.

Por lo tanto, lo mejor es decantarse por una cómoda bebé con motivos no demasiado infantiles para que podamos emplearla en el futuro. No olvides que los bebés crecen.

También puedes encontrar en el mercado cómodas con el cambiador extraíble. Algo que es opcional para el comprador.

Colores de cómodas bebé

El color que prevalece es el blanco. Así, ésta es la apuesta de la mayoría de fabricantes. Aunque el color tierra goza de cierta popularidad entre los padres y en muchos casos nos topamos con combinaciones de ambos colores. Por supuesto, el rosa y el azul no pierden vigencia, pero quizás no resulten muy adecuados para cuando el peque de la casa crezca, ¿no te parece? En estos casos, quizás sea bueno que vayas preparando los pinceles.

De bosques certificados y sin productos tóxicos…

Además, con el tiempo cunde entre los padres la idea de optar por muebles que han sido fabricados de manera sostenible y que, cómo no, se hayan fabricado sin productos tóxicos. Así, encontramos marcas que garantizan una baja emisión de formaldehído y el empleo de pinturas al agua sin disolventes. Todo para garantizar la tranquilidad de los padres y preservar el medio ambiente. En suma, infórmate y no dudes en preguntar al fabricante si tienes dudas.

Y por supuesto, si ves que pasado el tiempo la cómoda ya no te encaja en casa, siempre puedes optar por otorgarle una segunda vida en mercados de segunda mano o en portales de internet dedicados a este cometido. Es una estupenda manera de ganar espacio en tu casa y, sobre todo, recuperar parte del dinero que invertiste en la compra de ese mueble, ¿no te parece?