¿Un baño vintage? Puede que solo quieras aportar un toque vintage a tu baño o –definitivamente– transportarte a otra época en cuanto te cuelas en el baño para refrescarte y asearte.

Para cualquier de estas dos disyuntivas, te vamos a dar ideas. Por lo tanto, vamos a ver cómo transformar nuestro baño. Eso sí, ten presente que los baños vintage, sobre todo sus sanitarios, suelen ser productos más caros que los diseños habituales. De modo que debes dedicarle una parte importante de tu presupuesto a este espacio de la casa. Aunque puede que tengas la suerte de poder recuperar un lavabo antiguo de la familia o de la propia casa que acabas de adquirir. También podemos hacernos con piezas interesantes en algunos de los puntos –que luego abordaremos– sin que ello nos suponga un gran roto en el bolsillo.

¿Sabes qué debes tener en cuenta al comprar una casa? Descarga esta guía gratuita y descubre todos los puntos importantes a tener en cuenta para decidirte por una casa

Un baño vintage, pero solo un poquito

El dorado es un color asociado a los baños vintage. Por lo tanto, si optas por griferías en este color y con cierto diseño retro o de metal envejecido, ya tendrás tu aporte antiguo. También apostar por claros, como el blanco, el beige o los tonos grises. Nada de estridencias si nuestro propósito es obtener un baño vintage.

Una bañera ovalada con unas preciosas patas ornamentadas

Desde luego estamos ante una de las piezas que se ha convertido en el buque insignia de un baño vintage. Las podemos encontrar en diferentes colores, pero, elijamos la que elijamos, le dan una prestancia única a nuestro baño.

Los suelos y paredes, con zócalo

Para ello, puedes recurrir al abanico de posibilidades de elección de azulejos con ecos retro que encontramos a la venta en tiendas especializadas.

También optar por papel pintado de apariencia antigua y adaptado para zonas húmedas como los baños es una manera más de alcanzar nuestro sueño de un baño vintage

Los azulejos hidráulicos quedan preciosos en estos espacios. Tampoco olvides los espejos. Podemos encontrar infinidad de modelos en internet. Algunos antiguos de verdad y otros emulando piezas con cierta solera, pero que casan perfectamente con lo que buscamos para nuestro baño.

No te despistes con las lámparas. Por fortuna, es fácil encontrar modelos inspirados en lo antiguo e incluso algunas viejas en anticuarios.

Pasear por tiendas de segunda mano y el rastro

Una manera sensacional, y además barata, de adquirir todo el ajuar preciso para nuestro baño vintage es acudir a los lugares donde habitualmente se venden objetos y muebles que, aunque estropeados, tras la correspondiente restauración pueden lucir perfectamente en nuestro baño de aire retro.

Además, seguro que disfrutamos con la puesta a punto del mueble gracias a una labor de restauración que nosotros mismos podemos realizar.

Todo es cuestión de pasear, indagar y husmear entre los diferentes cachivaches y, sobre todo, tener imaginación para poder intuir sus posibilidades.

Eso sí, ármate de paciencia y disfruta del placer de hallar tesoros. Ya verás que es difícil que no encuentres todo lo preciso para armar tu baño vintage.

No dudes de que, con todos estos consejos, ese baño con un toque antiguo está a nada de convertirse en un pequeño sueño hecho realidad. De esta manera, cuando te sumerjas en las relajantes aguas de tu baño, te sentirás en plena novela decimonónica. Ya es asunto tuyo escoger a qué época vas a viajar.