La seguridad en el hogar es de las cosas más importantes. Se trata de un asunto delicado y difícil de tratar ya que en casa ocurren todos los vínculos más íntimos y personales. Entonces, ¿qué debemos proteger? ¿Debemos establecer prioridades y analizar cuáles son las principales amenazas que podemos encontrarnos?

El verano es una de las épocas más complicadas para mantener la seguridad en el hogar. Por lo general, es la estación del año donde nuestra casa pasa más tiempo sin ser habitada. Para que disfrutes de tus vacaciones y puedas desconectar te dejamos algunos consejos para proteger a tu familia y a tu hogar.

 

La seguridad personal

 

Lo más importante eres tú y tu familia. Debe ser una prioridad que tu ambiente sea seguro. Los niños, las personas mayores y las personas con atenciones especiales son grupos de riesgo y cuando se quedan solas debemos tener especialmente cuidado.

Hay que distinguir entre contenido y continente para diferenciar los grandes grupos que debemos proteger.  Tenemos el continente que son los elementos estructurales y los accesos. Y,  por otro lado, encontramos el contenido que son los bienes y los objetos de valor.

 

La infraestructura

 

Es lo que conocemos como el continente. Es importante tenerla en cuenta ya que hace referencia a la integridad estructural de la vivienda.  Si la infraestructura falla puede ser un riesgo para las personas y para los bienes que tengamos en casa.

 

Las redes sociales pueden ser una amenaza

 

Trata de no publicar tus planes de vacaciones. Hoy día es muy común contar cada movimiento que damos, pero no es lo más conveniente cuando se trata de la seguridad en el hogar.

 

No dejar a la vista objetos o documentación de valor

 

Tener grandes cantidades de dinero en casa no es conveniente. Y si lo tuvieras porque es necesario, no lo tengas a la vista. Ocurre lo mismo con cualquier documentación o elemento de valor para ti que resulte muy atractivo para los ladrones.

 

¡Qué no se te olvide cerrar con llave!

 

Es importante que los ladrones no se encuentren con un duplicado de tu llave en casa. No dejes ninguna a la vista ya que estarás facilitándoles el trabajo.

 

Puertas y ventanas cerradas

 

No te vayas de casa sin echar la llave o cerrando todas las ventanas. Los despistes pueden jugar malas pasadas. Por eso, es mejor comprobar antes de irte que todos los accesos a tu vivienda están correctamente cerrados. Cuantas más dificultades encuentren los ladrones mejor.

 

Mantén una apariencia en casa

 

Es importante dejar todo como cuando estamos en casa. Si a simple vista se aprecian todas las persianas bajadas estamos dando a los ladrones señales de que no hay nadie en casa.