Todo cambia y por ello, la tecnología se desarrolla y evoluciona. Las llaves siempre han sido un elemento clave para poder acceder a tu vivienda, negocio u otro lugar, intentando protegerlos de extraños o personas ajenas al sitio, pero estas se han modernizado gracias a la llegada de las cerraduras inteligentes.

Este tipo de cerraduras son gadgets u aparatos cuya intención es garantizar una mayor seguridad, y una mayor facilidad de apertura y cierre de cerraduras que compongan tu hogar o negocio. Todo esto, hace posible una mayor interacción y entendimiento entre puerta-cliente-seguridad.

¿Con las cerraduras inteligentes hay mayor seguridad?

No todo es una ciencia exacta pero gracias a este nuevo sistema se proporciona una mayor seguridad para la vivienda y negocio, así como a las propias familias o individuos que vivan en él.

Gracias a la domótica, se asegura un mayor control de seguridad y junto con la implantación de sistemas o aparatos electrónicos se forman cinco campos: el ahorro energético, las comunicaciones, la seguridad, el confort y el acceso. Haciendo que estos tres últimos hagan posible la creación y fabricación de las cerraduras inteligentes.

Estas cerraduras modernas pueden o no llevar las llaves como un complemento pero actualmente, lo que las complementan son accesos a través de lectores de huellas digitales, comandos de voz, PIN, etc.

La clave es saber y encontrar qué cerradura inteligente es la que mejor se ajusta a nuestra puerta actual y también, a nosotros mismos. En estos casos, estas cerraduras se controlan a través de una aplicación del teléfono o Smartphone que debe de descargarse el cliente para poder utilizarla.

Actualmente, están saliendo a la luz una variedad de cerraduras inteligentes  con sus diferentes complementos pero la más destacada son las tarjetas de proximidad. Este sistema cada vez es más conocido y se pueden ver en varias empresas, oficinas, hoteles, etc

Este sistema de tarjetas de proximidad es uno de los más rápidos, sencillo y cómodos que hay actualmente en el mercado. Normalmente, consiste en una cerradura que posee un lector de tarjetas, tiene un mando de apertura, un bloqueo de tarjetas, un botón de salida, una chapa magnética de bloqueo con un temporizador y la propia tarjeta de proximidad con la que los individuos correspondientes podrán acceder al lugar.

Las cerraduras por tarjeta de proximidad desempeñan varias tareas que hacen posible saber quién accede, es decir, nos proporcionan una mayor información de qué personas acceden, cuándo y cómo lo hacen, otorgando a la vivienda o negocio una mayor seguridad y control que recae en manos del cliente o usuario. Por otra parte, estas tarjetas de acceso pueden configurar las entradas generando franjas horarias e impidiendo la entrada a ciertas personas ajenas.

Esta evolución en las cerraduras ha hecho posible que gran parte de los negocios y hogares estén invirtiendo en esta innovación. Las cerraduras inteligentes se van a ir desarrollando cada vez más, haciendo posible una mejora de su estética, su instalación, su manejo y tecnología.

De esta forma, se conciencia a la sociedad que es posible tener una máxima seguridad estableciendo un nuevo concepto de casas que innovan tu vida. Por lo tanto ¿por qué no apostamos por las cerraduras inteligentes