Los espacios al aire libre son un lugar perfecto para descansar y disfrutar solo o en compañía. Las terrazas, patios y jardines son los rincones estrella en la época de primavera y verano. La buena temperatura ayuda a encontrarnos con amigos o familiares y aprovechar al máximo nuestra estancia allí.

No es necesario un jardín grande, un jardín pequeño tiene su encanto y es suficiente para recargar energías y vivir experiencias inolvidables.

Un jardín pequeño será capaz de transformar el aspecto de nuestra casa acercándonos a la naturaleza sin salir de casa. Vivir rodeados de texturas, colores y aromas te ayudarán a relajarte y logran un estado de paz total.

 

¿A quién no le gustaría tener un jardín en casa?

 

Tener un rincón donde poder respirar  aire fresco, donde disfrutar de desayunos, comidas, y cenas veraniegas nos ayudará a logar el bienestar que siempre buscamos en una casa.

Puede que pienses que es complicado mantener un jardín o simplemente crearlo. Hoy día es más fácil llenarlos de vida, respirar la frescura que aportan e impregnarnos del color que proyectan.

Cuando pensamos en un jardín pequeño nos viene a la mente olor a flores o el colorido de las margaritas, por ejemplo. Lo mejor de todo es que no necesitas a ningún especialista que lo trabaje por ti. El simple hecho de tener bajo nuestro mando un terreno pequeño nos ayudará a lucirnos sin necesidad de tener grandes gastos en su mantenimiento.

Los jardines pequeños suelen tener un tamaño de unos 40 m2 aproximadamente. Los jardines pueden estar inspirados en diversidad de estilos, de piedra, madera, orientales u otros que los hacen increíblemente especiales.

 

¿Qué elementos debemos tener en cuenta en un jardín pequeño?

 

Repartición del espacio

Al ser espacios reducidos necesitamos planificar bien cada rincón para que nos encontremos cómodos y podamos transmitir lo que somos a través de él.

 

Mobiliario

Es muy importante que sea cómodo. Pasaremos mucho tiempo en él y será, dentro de nuestra casa, el único lugar donde tendremos un contacto directo con la naturaleza.

Como comentábamos en el post cómo crear un chill out en casa es importante que el mobiliario sea resistente a la intemperie.

 

Flores y plantas

La vegetación ayudará a que el lugar sea más confortable además de crear una estética muy atractiva. Es importante que te sientas cómodo con las plantas que colocas en tu jardín, no abuses de ellas si el jardín es pequeño o quedará muy recargado. También hay que tener en cuenta que hay flores que dependiendo del clima o el lugar no son favorables para determinadas zonas.

Hoy día son muchas las personas que optan por jardines que requieran poco mantenimiento. Y esto, ¿cómo es posible? Las plantas desérticas para esta idea son las más adecuada. No por menos elementos el jardín perderá encanto. Si todavía quieres saber más conoce las ideas que te proponemos en cómo decorar tu casa con flores

El suelo

Si no tienes tiempo la mejor opción es la piedra ya que no requiere ningún cuidado, y  esto no supondrá perder la belleza del espacio. Para tu jardín puedes escoger piedras como la grava, las piedras de río, rocas o lajas blancas. Si prefieres dejar a un lado las piedras siempre puedes elegir césped natural o artificial que, aunque supongan más trabajo, ayudarán a mantener ese espacio natural que todos buscamos.

 

El ambiente

Las fuentes con agua ayudarán a purificar el lugar. Dan mucha vida y el sonido es pura relajación. Vivimos en constante estrés y en ciudades grandes que no favorecen a nuestra mente. Debemos buscar la serenidad y la tranquilidad que nos aporta un lugar zen. La iluminación en los jardines es muy importante. Jugar con diferentes luces nos ayudará a crear diferentes ambientes para disfrutar a cualquier hora del día.

Y ahora que ya tienes las pautas necesarias para sacar partido a un jardín pequeño deberás ponerlo en práctica.