En España la cocina tradicional es la que ha dominado el mercado de vivienda nueva y de segunda mano. Un espacio independiente del resto de habitaciones que a menudo cuenta con una mesa a modo de comedor, y donde se suelen instalar todos los electrodomésticos, tanto los relacionados con la comida como los de limpieza. Sin embargo la tendencia ha cambiado y cada vez son más las cocinas de estilo americano (que tanto se han visto en las películas), un espacio abierto, en el que no hay un tabique o una pared dividiendo el salón o el comedor de la propia cocina. Cocina tradicional o americana: ¿cuál te conviene más?

Cocina tradicional: si funciona, no lo toques.

La cocina tradicional, tal y como lo entendemos en España, tiene que estar separada del resto de estancias y contará con su propia puerta. El objetivo principal de hacerlo así y no integrar este espacio con el resto de las habitaciones de la casa es sobre todo el de evitar ruidos y olores que inevitablemente se esparcirán por la casa si no hay una separación física. No obstante esta separación tiene más ventajas. El tipo de muebles, suelo y alicatado que se usa en una cocina a menudo no encaja con el estilo del resto de la casa.

En este lugar debe primar la practicidad y no la estética ya que aunque pueden ir de la mano, no se puede usar cualquier material para las encimeras o la pared que está al lado de los fuegos de la cocina. Tener un espacio independiente permite centrarse en este tipo de detalles sin tener en cuenta el estilo del resto de la casa ya que siempre permanecerá en un segundo plano. Además en las cocinas tradicionales lo más habitual es integrar los electrodomésticos de lavado (lavadora, secadora etc.) en el mismo sitio, ya que pueden funcionar sin molestar al resto de la casa y no desentonan con la decoración. Aún hoy se sigue prefiriendo este tipo de cocinas en la mayoría de las casas, aunque las más modernas y con espacio la tendencia ha cambiado y las ventajas que ofrece una cocina americana han conseguido darle la vuelta a la tortilla.

Cocina americana: modernidad y estilo sin perder la esencia

¿Por qué hacer una división más dentro de la casa cuando podría tener un espacio diáfano e iluminado por el mismo dinero? Muchos pisos tienen tabiques divisorios que lo único que hacen es separar estancias. No son muros de carga y no afectan a la estructura del edificio. A menudo la idea de apostar por una cocina americana surge cuando un tabique es lo único que separa la cocina del salón-comedor. La cocina americana se caracteriza por la ausencia de barreras visuales entre los espacios, aunque bien es cierto que suele haber algún tipo de división física, como la típica ‘barra de bar’ que suele usarse para poner taburetes altos o incluso como espacio para desayunar. La principal desventaja de este tipo de cocinas es la primera que viene a la cabeza a la mayoría: ¿si no hay una separación física, cómo evito que los olores de la comida inunden el resto de la estancia? No se puede. Pese a que existen campanas extractoras muy buenas en el mercado, no es posible evitar que el olor se escape. ¿La solución? Simplemente contar con una buena ventilación que renueve el aire y así evitar que el resto de la casa se impregne con el olor de la comida que estamos cocinando.

No obstante las ventajas que tiene esta disposición son muchas, empezando por el espacio, ya que un tabique menos hará que ganemos metros útiles y una sensación de amplitud completamente nueva. Al estar conectada al salón, tendremos también una distribución de luz natural mucho más homogénea. A la hora de decorar ya no tendremos dos estancias separadas, si no una mucho más grande que podremos repensar como un todo. Aquí se admiten muchas variaciones pero lo suyo es que los muebles de la cocina estén en sintonía con los del espacio contiguo ya que desde el punto de vista de un observador externo, este espacio es solo uno, no dos. La pega es que en este tipo de cocinas no encajan bien las lavadoras y las secadoras, ya que estéticamente no son tan bonitas como un buen frigorífico u horno y además hacen ruido que quizá no estemos dispuestos a tolerar.

Y a ti, ¿qué cocina te convence más?

Imagen destacada: www.es.pinterest.com