Cuando necesites un nuevo mueble o elemento para tu casa, párate un momento y piensa: ¿puedes hacerlo tú mismo en lugar de comprarlo? Hoy en día más que nunca existen multitud de tutoriales y manuales que explican detalladamente cómo hacer objetos cotidianos que cumplen perfectamente su función, añadiendo el atractivo de usar materiales reciclados y el toque personal de haberlo hecho tú mismo. Estas son algunas ideas handmade sencillas que podrás aplicar con poco dinero y esfuerzo.

El puff neumático handmade

Sirve tanto para una terraza como para el salón. Consigue un neumático viejo del tamaño que creas más conveniente. Puedes pintarlo con pintura de spray, dará mejor resultado. Lo único que tendrás que hacer después es medir el diámetro del hueco interior y cortar una tabla que encaje bien dentro. Antes de colocarla, fórrala con espuma y cúbrela con una tela que te guste. Grápala a la tabla y por último coloca la madera en el neumático.

Baldas y percheros hechos con cinturones

¿Quién ha dicho que la única manera de fijar un estante a la pared son los tornillos? Puedes conseguir un diseño muy original con unos cuantos cinturones viejos o simplemente usando tiras de cuero. Lo único que tienes que hacer es fijar los cinturones a la pared, en lugar de la balda. Luego introduce las baldas en el hueco y fíjalos con adhesivo. Tendrás unas estupendas estanterías perfectamente funcionales y muy originales.

Una caja de frutas hecha bandeja

Estas cajas que encontramos a menudo en las fruterías, suelen tener unas tablillas muy finas y frágiles, pero eso lejos de ser un inconveniente es una gran ventaja, porque las hace muy ligeras. Una vez lavada y secada, píntala del color que más te guste. Compra papel decorativo y pégalo por dentro para darle un toque distinto. Dependiendo del uso que le vayas a dar, puedes incluso poner una fina capa de espuma para bricolaje debajo del papel y así amortiguar un poco lo que vayas a colocar. Te sorprenderá lo útil y versátil que puede llegar a ser.

Escaleras de madera con una segunda vida

Quizá esa escalera de madera vieja que guardas en el trastero ya no sea suficientemente fiable para usarla, pero sí que servirá para darle otros usos más decorativos. Una vez lijada y repintada, colócala en una esquina del salón y pon baldas entre los escalones de los dos lados. Clávalos con puntas o pégalos con cola y tendrás una bonita estantería. En la parte de arriba puedes colocar una maceta. Aunque la escalera no sea de dos lados, nos servirá igual. Colócala apoyada contra la pared y fíjala bien. Podrás usarla como perchero para la ropa.

Portalápices de latas

Las latas de aluminio de los refrescos con uno de los materiales que más juego da a la hora de hacer bricolaje. Podemos coger cuatro latas y cortar la zona de arriba para que quede completamente abierto. Una vez cortadas, píntalas con pintura acrílica, mejor
en spray. A continuación recorta un trozo de cartón en forma de asa para colocarlo entre las cuatro latas. Con ayuda de silicona calienta u otro tipo de adhesivo, puedes atar un cordel alrededor de las latas para mantenerlas unidas con más seguridad. Incluso puedes probar a rodearlas todas con cuerda untada en cola blanca, que al secarse quedará dura y le dará un aspecto realmente original.

Casi siempre es más fácil comprar lo que necesitamos en una tienda, pero en ocasiones solo necesitamos buscar un poco por casa para encontrar multitud de objetos y materiales perfectamente utilizables para las manualidades. Piensa que al reutilizar y reciclar materiales y objetos sobrantes estarás creando algo realmente único y original y siempre será tal y como a ti te gusta. ¿No consiste en eso la decoración?