Una pizarra cocina puede convertirse un elemento novedoso, divertido y muy original para llenar de vitalidad el espacio consagrado a los fogones. ¿Quién dijo que las pizarras son solo para el cole? Lejos quedan aquellos tiempos en los que una pizarra en una cocina apenas ocupaba un hueco en la pared donde colgaba y actualmente asistimos a una nueva era donde las pizarras protagonizan nuestros desayunos y comidas.

Un espacio donde los más pequeños pueden explayarse con imaginativos y coloridos dibujos, y los padres regodearse con su arte. Aunque no es preciso tener retoños para disfrutar de semejante espacio donde dibujar nosotros mismos lo que nos plazca, simplemente escribir la lista de la compra o una frase inspiradora para empezar el día.

Pizarra cocina, ¿dónde ubicarla?

Lo cierto es que gracias a las pinturas pizarra podemos instalar una pizarra en cualquier rincón de la cocina. De esta manera, nos podemos decantar por una pared entera convertida en un particular mural de pizarra, solo una parte de ella, un pilar e incluso las puertas de los armarios. Cualquier rincón de tu cocina es susceptible de convertirse en una pizarra. Incluso puedes revestir tu nevera con un vinilo de pizarra que puedes adquirir en numerosas tiendas.

Si te interesa esta increíble opción decorativa que está ganando enteros en las revistas de decoración y en las cocinas más originales y vistosas, te explicamos brevemente en qué consiste la pintura pizarra.

Aunque es cierto que puedes comprar pequeñas pizarras al uso para tu cocina u optar por vinilos de pizarra de diferentes dimensiones y diseños, estamos seguros de que tú eres más osado para la pizarra que tienes pensado para tu cocina..

La pintura de pizarra o Chalk Paint es una pintura que puedes comprar ya lista o prepararla tú mismo. Entre sus principales virtudes encontramos que se fija sobre cualquier superficie ya sea metal, vidrio, pared, madera… Lo cierto es que allá donde tu imaginación vaya, la pintura pizarra te acompañará.

Verde, negro y magnética

Podrás montar tu pizarra en dos colores, en verde y negro. Además, puedes sumarle un plus a tu pizarra y es que, aparte de poder pintar a las mil maravillas en ella gracias a su secado rápido, también puede ser magnética y emplear imanes en ella. ¿Qué te parece? Doble diversión, pues se incrementan las posibilidades de creatividad.

¿Qué necesitas para preparar la pintura de pizarra?

Pues apunta bien la fórmula para obtener la pintura, aunque siempre puedes hacerte con un par de botes en cualquier tienda de pintura o de bricolaje.

  • Una taza de pintura acrílica.
  • Dos cucharadas de tiza rayada, escayola o yeso.
  • Un cuarto de una taza de agua caliente.

Ya verás que las pizarras cocina son un excelente recurso decorativo con el que, además, puedes estimular la imaginación y el sentido artístico de toda la familia. Eso sí, procura tener siempre un buena remesa de cajas de tizas de diferentes colores preparadas y listas en casa pues no dudes de que volarán.