Pista de padel en una urbanización

Encontrar una pista de padel en una urbanización a la que le hemos echado el ojo no resulta nada raro, ¿verdad? Lo cierto es que ésta es una apuesta cada vez más mayoritaria en las zonas comunes de muchas urbanizaciones.

Pero ¿por qué contentarse con la típica zona ajardinada y el césped de siempre? Pues no, podemos aspirar a mucho más, ya que tras las zonas comunes se esconde un mundo de posibilidades y ya no solo hablamos de una pista de padel donde ejercitarnos y sacar a relucir nuestros mejores saques, sino de mucho más.

No en vano, el pádel solo es el principio de una larga lista de insospechados servicios que te puedes topar en las zonas comunes de las urbanizaciones que se proyectan hoy en día.

Las zonas comunes se reinventan

Lo cierto es que las zonas comunes se reinventan y como propietarios podemos acceder a un sinfín de posibilidades para nuestro ocio. Así, algunas urbanizaciones contemplan salas de cine, salas social – gourmet, sauna, jacuzzi, gimnasios, un cuco campo de golf e incluso un servicio de guardería. Y, por supuesto, zonas de juego infantiles para que los peques den rienda suelta a toda su energía.

Las zonas comunes de Vía Celere

En concreto, en Vía Celere le hemos dado una vuelta de tuerca al concepto de zonas comunes. Así, nos estamos esmerando en esta área pues queremos estar a la altura de las nuevas necesidades del cliente. Lo cierto es nuestras zonas comunes son sorprendentes, prácticamente de otro planeta como demuestran algunos de nuestros últimos proyectos. Así, en el Residencial Célere Villaverde  hemos proyectado una sala de juegos para niños con todo el ambiente de una nave espacial

Los mayores, por su parte, tampoco salen ‘nada mal parados’, pues cuenta con una sala social-gourmet con un estilo moderno y vanguardista, además de un completo gimnasio.

Pero ¿cómo empezó esto de las zonas comunes? Pues te lo contamos a continuación.

La pista de padel, la avanzadilla de un sinfín de servicios en las zonas comunes

Sin duda alguna, el paradigma de las zonas comunes lo encarnó en su día la piscina y a continuación le pasó el testigo a la pista de padel y la de tenis. No obstante, esos solo fueron los comienzos de una nueva manera de enfocar las grandes urbanizaciones. De hecho, en la actualidad se busca construir edificios que son prácticamente ciudades en miniatura. Así, se han ideado salas de belleza, de estudio con conexión a internet, de cine, además de los comentados anteriormente.

Todo para que el propietario tenga la vida mucho más fácil y sin moverse de casa.

Los compradores se han vuelto exigentes

El culto al cuerpo o la simple necesidad de encontrarse bien físicamente,  aboca a muchos clientes a mirar con lupa las zonas comunes de las urbanizaciones y demandan que éstas cuenten no solo con una pista de padel, sino que también dispongan de gimnasios o salas donde poder ejercitarse. A esto se añade que no siempre disponemos de mucho tiempo para acudir a un gimnasio exterior ya que perdemos tiempo con los desplazamientos– pero sí para acudir a uno como el que podemos encontrar en las zonas comunes.

Lo cierto es que más de la mitad de los españoles acude al gimnasio y, por lo tanto, siempre es un placer disponer de uno en casa. Además, no realizar ejercicio alguno reduce la esperanza de vida en unos siete años. Por lo tanto, bienvenido sea el deporte y unas instalaciones a un tiro de piedra de nuestro hogar. Por cierto, ¿sabías que los madrileños, canarios y andaluces son los que más ejercicio hacen?

Casi podemos afirmar que la reinvención de las zonas comunes supone un fiel reflejo del cambio de la sociedad que busca que su nueva casa le ofrezca mucho más que cuatro paredes.