¿Estás pensando en poner una piscina en tu casa? ¿No quieres otro verano sin piscina? Ha llegado el momento de que elijas qué tipo de piscina quieres tener. Te contamos cuál es la mejor opción entre las piscinas de obra y las piscinas prefabricadas.

Antes de decidir tendrás que considerar varias cuestiones importantes:

  • El espacio con el que cuentas. Mide tu jardín y haz un pequeño plano para ver dónde se podría colocar la piscina y qué dimensión tendría.
  • La orientación. La orientación que tenga tu casa y el espacio donde quieras colocar la piscina (si es exterior) también es importante ya que para que se caliente el agua deberá darle el sol por la mañana o por la tarde.
  • Lo que tenga alrededor. Los árboles, las plantas o los elementos decorativos pueden influir en la piscina. Si quieres el consejo de un experto lo mejor es que consultes con un paisajista que te ayude con el proyecto.
  • Tu presupuesto. Debes definir cuánto dinero te quieres gastar. En cualquier caso, lo recomendable es pedir varios presupuestos (mínimo 3) de distintos proveedores para poder comparar.

Piscinas prefabricadas: características, ventajas y desventajas

Las piscinas prefabricadas pueden ser de diversos materiales: fibra de vidrio o poliéster. El vaso de la piscina es moldeado de una determinada forma y de una sola pieza. Para la instalación de este tipo de piscinas se tiene que excavar el terreno para hacer le agujero, luego se echa hormigón y grava por los lados. Las formas y tamaños son estándar y suelen ser ovaladas, en forma de rectángulo o de riñón.

Las ventajas y desventajas de estas piscinas son las siguientes:

  • Suelen ser más baratas que las de obra (aunque depende del modelo).
  • La instalación es más sencilla por lo que se tarda menos tiempo en que esté lista para ser usada.
  • La forma suele estar predeterminada por lo que tendrás que elegir entre los modelos que ya existen.
  • Existen limitaciones en cuanto a la dimensión ya que debe tener una dimensión adecuada para ser transportada desde el lugar de fabricación hasta tu casa.

Piscinas de obra: características y ventajas

Son las piscinas de hormigón tradicionales. Los muros son de hormigón y el revestimiento suele ser de baldosas, gressite o pintura. Otra opción son las piscinas de hormigón proyectado que es un tipo de hormigón que tiene una mayor resistencia y puede tomar diversas formas.

Ventajas y desventajas de las piscinas de obra o de hormigón:

  • La piscina tendrá la forma que a ti te gusta, ya que en este caso no existen limitaciones, por lo que tu piscina se adaptará a tu espacio como un guante.
  • No hay limitaciones en cuanto a la dimensión. Al no ser necesario transportar la piscina las dimensiones serán las que tú elijas. Sin embargo, tendrás que tener en cuenta para qué vas a utilizar la piscina ya que no es lo mismo si la usas solo para nadar (podrá ser larga y estrecha) que para tirarte de un trampolín (tendrá que ser bastante profunda).
  • Es más cara que la piscina de prefabricada.
  • La instalación es más lenta.

Realmente no hay una opción mejor o peor, depende de lo que necesites y de lo que se adapte mejor a tu casa.