La piscina de sal se ha convertido en tendencia. Es una opción muy demandada porque el mantenimiento del agua es óptimo y duradero. Este tipo de piscinas al no llevar compuestos añadidos sigue un proceso electrolítico de sal que consigue convertir que la sal actúe como el cloro de una forma más respetuosa con el medio ambiente.

La electrolisis salina se suele situar en torno a los cinco gramos por litro de agua que tenga la piscina, una cantidad mucho más baja que la que podemos encontrar en el agua del mar. Es un proceso con gran capacidad de desinfección que con respecto al cloro tiene unos beneficios mejores. El consumo eléctrico es muy bajo y no será necesario cambiar el agua de la piscina como ocurre en las piscinas que utilizan un cloro tradicional.

¿Cómo funciona la electrólisis salina?

 

Se diluye una pequeña cantidad de sal dentro del agua de la piscina. El agua pasa por unas láminas de titanio (electrodos) que antes ya se han intercalado en tuberías de retorno del sistema de depuración de la piscina. Es en los electrodos donde la sal hace su función de desinfectante se destruyen las algas, las bacterias y los hongos. Todos estos elementos se reconvierten en sal volviéndose a renovar el ciclo.

 

¿Qué ventajas tienen las piscinas de sal?

 

Es mucho más cómoda y permite disfrutar de nuestra piscina de una forma más saludable. Es como bañarse en el mar, actúa como si tuviera un efecto antiséptico que nos mantiene libres de cualquier sustancia.

La principal ventaja es el ahorro económico ya que tanto el mantenimiento como los productos químicos son diferentes.

Al no tener que manipular el cloro directamente reducimos muchos riesgos y nos aseguramos que nuestras piscinas no sean perjudiciales para nuestra salud evitando la irritación y enrojecimiento de los ojos, sequedad en la piel y la formación de arrugas.

La sal en nuestro cuerpo actúa como desinfectante a comparación de otros sistemas tradicionales.

Lo positivo de las piscinas de sal es que respetan y protegen al medio ambiente ya que recicla todos los elementos. El agua y la sal son los grandes diferenciales de este tipo de piscinas y la energía limpia como es la electricidad también. Tanto el agua como la sal se reciclan, ¿cómo? El agua a través de la depuración en un circuito cerrado y la sal por descomposición de esta a través de la electrólisis para la regeneración del agua.

 

Y, además, ¿qué beneficios produce las piscinas de agua salada?

 

  • El agua tiene una textura más agradable y nuestro cuerpo flota.
  • Revitaliza los tejidos.
  • Elimina las toxinas de nuestra piel.
  • Alivia los dolores reumáticos y musculares.
  • Mejora la circulación y la capacidad respiratoria.

 

En Vía Célere apostamos por piscinas de sal y por eso queremos que conozcas una de nuestras promociones, Célere Mairena. Esta promoción es un conjunto residencial de viviendas plurifamiliares de 2,3 y 4 dormitorios, tiene una ubicación privilegiada y una comunicación excepcional con el centro de Sevilla. Entre sus zonas comunes, además de disfrutar de la piscina de sal podrás optimizar tu tiempo en la pista de pádel, jardines, gimnasio, zonas de juego infantil, sala social-gourmet y sala de juegos para niños.

¡No pierdas detalle y conoce Célere Mairena!