Orientación casa: ¿se nota en el ahorro energético? Pues claro que sí. De manera que ya puedes ir mandando a paseo esas dudas pues la orientación de la casa es un asunto de gran trascendencia que puede incidir en nuestra factura de la luz. Por lo tanto, este aspecto es de los primeros que debemos tener en cuenta a la hora de decidirnos por una casa o por otra. Eso sí, no debemos olvidar que la orientación más adecuada para una casa dependerá de su ubicación geográfica como luego explicaremos.

Desde luego el sol nos puede ayudar a reducir el gasto energético durante los meses más fríos, dado que el astro rey ayudará a calentar la casa y a prescindir en parte del recurso continuo a la calefacción. No obstante, podemos encontrarnos con un verano bastante agobiante debido a un sol que entra sin tregua por la ventana. Algo que deberemos contrarrestar con toldos y cortinas. En suma, si te encuentras embarcado en la búsqueda de una casa –ya sea de alquiler o para su compra– no te pierdas este artículo.

¿Sabes qué debes tener en cuenta al comprar una casa? Descarga esta guía gratuita y descubre todos los puntos importantes a tener en cuenta para decidirte por una casa

Orientación casa: ¿cuál es la mejor?

La respuesta depende de la ubicación de la casa. De hecho, si el clima es caluroso la mejor elección será una orientación Este, mientras que si se localiza en una zona fría debemos decantarnos por una casa orientada al Sur. De todos modos vamos a verlo de forma detallada:

  • Orientación Norte: El sol no entra de forma directa. Únicamente recibe parte de radiación solar a primera y última hora durante los meses de verano. Sin embargo, el gasto en calefacción no es alto durante el invierno dado que tampoco se calienta con el sol de esta estación. Lo cierto es que nos encontramos ante un tipo de orientación bastante desaconsejada en la España peninsular.
  • Orientación Sur: Estas casas dispondrán de sol durante todas las estaciones del año. Respecto al verano, la luz dará durante las horas centrales del día; es decir, se calentarán bastante. Por lo tanto, aunque el consumo en calefacción será mínimo, durante el verano será preciso recurrir al aire acondicionado para paliar el excesivo calor. Por lo tanto, como mencionábamos anteriormente, no resulta la orientación más adecuada para las casas situadas en zonas calurosas.
  • Orientación Este: Las casas que escogen esta orientación disfrutan del sol desde el amanecer hasta el mediodía, lo que la convierte en una orientación bastante aconsejable para la mayoría de viviendas.
  • Orientación Oeste: Aquí el sol irrumpe en la casa desde el mediodía hasta el atardecer. Así, podemos hablar de que los residentes en estas viviendas deberán encender el aire acondicionado durante los días de verano e incluso con sus correspondientes noches.

Por supuesto, la orientación es clave también en aspectos como la salud y no solo redunda en la factura de la luz. En este sentido, la presencia del sol ayuda a erradicar las bacterias y el moho, por no mencionar que el sol nos carga de vitamina D y que a todos nos gusta leer con una buena luz natural, pues es lo que aconsejan los oftalmólogos.

En definitiva, parece evidente que la orientación casa es un asunto que debemos meditar largo y tendido y no tomárnosla a la ligera.