A veces no nos queda otro remedio que seguir trabajando en casa, y no nos referimos a las tareas del hogar sino a tareas profesionales. Por eso, en Residencial Célere Puerta del Retiro hemos querido destinar una estancia a este tipo de asuntos, donde también podemos tener nuestro pequeño “rincón de pensar” e incluso un lugar fuera de la zona de ruidos por excelencia, el salón, donde relajarnos y disfrutar del a veces necesario silencio. ¿Qué os parece? La decoración propuesta es bastante sencilla, priman los blancos y la luz. El orden era fundamental en esta habitación, debe reflejar para lo que se ha concebido. La no utilización de demasiadas piezas de mobiliario también era uno de los requisitos, pues la estancia debía respirar amplitud y tranquilidad. Aún así quisimos dar un toque de color incluyendo algunas piezas rojas, como la alfombra o los cojines.

¿Qué os parece el resultado?

Residencial Célere Puerta del Retiro