Muchas veces cambiar la decoración del salón puede traernos más de un quebradero de cabeza, ya que generalmente optamos por comprar muebles nuevos o pintar las paredes. Sin embargo, hay muchas formas de dar un cambio radical a nuestro salón de una manera más sencilla y barata. Solamente con renovar los textiles y cojines de nuestros sofás, la estancia parecerá otra. Al tratarse de un accesorio económico y versátil que podemos encontrar en multitud de diseños, colores y estampados, es fácil volverse adicto a ellos. Y es que los cojines dan esa magia especial que imprime personalidad al espacio.

Eso sí, no hay que pasarse, ya que un exceso de cojines puede terminar resultando incómodo y volverse una distracción para el resto de la decoración. Debemos encontrar el equilibrio perfecto. Además, al tener esa capacidad para potenciar las características del espacio, es importante saber elegir los colores y los estampados para crear armonía con el resto de elementos decorativos del salón. Y, en función de la distribución que elijamos, podremos lograr diferentes efectos. A continuación te damos algunos consejos para elegir los cojines de tu salón que seguro que te resultan muy útiles.

1. ¿Cuántos cojines debo poner?

La cantidad de cojines dependerá del tamaño del sofá. Si hablamos de un sofá de 3 plazas, lo ideal es poner entre 5 y 7 cojines, ya que cada plaza debe llevar un máximo de dos cojines. En el caso de que no tenga respaldo, puedes poner más.

2. ¿De qué tamaño deben ser los cojines?

Esto dependerá de tus gustos, aunque lo ideal es jugar con diferentes tamaños y formas para dar mayor dinamismo a la estancia. En cuanto a la distribución de los mismos,  si lo que buscas en un ambiente tradicional, coloca uno o dos de la misma forma y tamaño en cada extremo del sofá.

Pero si lo que quieres es un ambiente más moderno y darle a tu sofá un toque más personal, no dudes en experimentar distintas distribuciones hasta que encuentres la que más te guste. Puedes mezclar cojines de distintos colores y tamaños sin seguir reglas preconcebidas. Por ejemplo, si tienes cuatro cojines de forma cuadrada y uno rectangular, lo mejor es poner dos cuadrados a cada lado y el rectangular en el centro del sofá. Pero también puedes echar a volar tu imaginación y crear combinaciones más originales.

3. ¿Qué colores elegir para los cojines?

A la hora de elegir el color de los cojines, la regla básica es encontrar la armonía. Identifica cuáles son los dos o tres colores que predominan en la decoración de tu salón. No importa si están en las paredes, en las cortinas, en la alfombra o en los muebles. Una vez los tengas detectados, es fundamental elegir colores para los cojines que complementen con ellos. Si tus paredes son lisas, elige cojines en los mismos colores e igual intensidad con diseños estampados para hacer contraste. Pero también es importante saber elegir el material adecuado. Por ejemplo, los materiales como el lino o el algodón proporcionan un ambiente más natural y relajante.

4. Cambia de look con la llegada de cada estación

Muchas veces nos cansamos de tener el mismo tipo de decoración en el salón y no cabe duda de que el sofá es siempre uno de los elementos protagonistas a nivel visual. Por este motivo, los más detallistas deciden renovar la decoración del salón en cada estación. Lo mejor de todo es que no es necesario gastar mucho dinero para hacerlo, sino que puedes comprar fundas de cojines que vayan a juego con los elementos típicos de la época y dar un cambio a tu salón. En verano, por ejemplo, puedes optar por fundas con motivos tropicales.

¡Quién te iba a decir que podías sacarle tanto partido a unos cojines!