Pese a Internet y la expansión de los ordenadores y los smartphones, sigue habiendo sitio para los libros en casi todos los hogares. Una estantería llena de libros sigue siendo uno de los recursos estéticos (y prácticos) preferidos de todos los salones. Los libros también necesitan su espacio: búscales un rincón original.

Librerías originales que darán a tus libros el protagonismo que se merecenSimetría de andar por casa. Cuando el espacio que queremos aprovechar es regular, siempre es buena idea aprovechar la simetría de la habitación y montar una librería siguiendo esta proporción. Un espacio a cada lado, de las mismas dimensiones, en cuyo centro podemos poner un sofá, la televisión, o un sillón. Colocar el resto de elementos del salón en consonancia es una apuesta segura.

Separador de ambientes. Al igual que no es necesario una pared para separar dos espacios (salón y cocina por ejemplo), tampoco necesitamos que la estantería esté pegada a una pared. Las librerías bajas, a media altura, son ideales para dividir dos partes de la casa sin perder visibilidad. Además en la parte superior podemos añadir elementos como macetas, lámparas u otros objetos.

Integradas en el entorno. Esta no es la idea más moderna, pero sin duda la más práctica. Se trata de aprovechar espacios con aparentemente ninguna utilidad y utilizarlos para los libros. Puede haber estanterías de este tipo en casi cualquier zona: debajo de las escaleras, debajo de la cama, tras el sofá… Solo hay que buscar huecos infrautilizados y pensar cómo encajar unas baldas en ese espacio. Rellenarlas con libros de todo tipo hará el resto.

Librerías móviles. En casas con habitaciones pequeñas a menudo se tiene un espacio limitado y dependiendo del uso que le queramos dar, es conveniente no tener demasiados elementos fijos, ya que merma nuestra capacidad para hacer cambios según la necesidad. Al igual que hay camas plegables que se esconde durante el día y salen por la noche, podemos optar por una librería con ruedas que se desliza por la pared para colocarla en la zona donde menos moleste en cada caso. De esta manera podríamos por ejemplo, añadir una cama de invitados en una zona de la habitación concreta sin necesidad de cambiar la estantería del todo.

Bloque a bloque. Al igual que las construcciones de Lego, los fabricantes de muebles a menudo nos dan la opción de ‘crear’ nuestros propios muebles usando para ello un conjunto de piezas prefabricadas. Por ejemplo el típico bloque cuadrado sin fondo. Los hay de todos los tamaños y formas y apilando unos encima de otros podemos crear auténticas estructuras a nuestro gusto.

Haz tu propia librería original

Un libro es algo que encaja casi en cualquier sitio. No te limites a dejarlos en una estantería al uso ya que pueden dar mucho juego en otros espacios de la casa si utilizamos otro tipo de objetos a modo de estante. Por ejemplo una vieja escalera de madera. Con una tablas y un buen montón de libros conseguirás decorar un rincón espectacular. Puedes usar cualquier tipo de material o elemento que sea resistente y que puedas colgar de una pared. ¿Has pensado en tuberías de pvc pintadas de algún color? Haciendo las formas que más te gusten podría quedar muy bien como librería. Los libros en sí son un elemento estructural. Recuerda que puedes usar algunos que no uses a menudo para sostener a otros a modo de estantería. No es lo más cómodo, pero sin duda muy original.

Es muy fácil encajar los libros en casi cualquier zona de la casa. Date una vuelta por tu piso y busca sitios donde poner libros. El resultado casi siempre es magnífico. Buena suerte.