Las piscinas hinchables son una fórmula muy práctica para espacios pequeños o presupuestos modestos. Además, su montaje resulta muy sencillo, pues presentan un diseño autoportante que evita la necesidad de estructuras para sostenerlas, y ya verás que el mantenimiento es pan comido. Así, si estás sopesando esta fórmula para refrescarte en plena canícula, vamos a estudiar cuáles son sus características y principales virtudes frente a otras opciones

Ventajas de las piscinas hinchables

Lo cierto es que las piscinas hinchables son muy seguras para los niños pues apenas tienen profundidad y carecen de zonas duras en las que puedan golpearse. Además, se montan y desmontan en muy poco tiempo, de modo que cuando el espacio es escaso siempre podemos guardarla a la espera de la próxima zambullida. Y, por supuesto, son muy baratas. También tienen la particularidad de que algunos modelos incluyen toboganes, asientos y juegos para que los más peques no quieran salir en todo el día.

Aunque es cierto que no podrás nadar en ella y prepararte para los próximos JJ.OO., las piscinas hinchables cumplen de forma sobrada su función que es la de refrescarnos y ayudarnos a rebajar el calor o, simplemente, que los niños se diviertan de forma segura.

Clases de piscinas hinchables

Los diseños y tamaños en los que podemos encontrar las piscinas hinchables son diversos. También algunas incluyen depuradoras para el agua y filtros. Ya es asunto nuestro decidir cuál nos interesa más, pero vamos a verlas:

  • Piscinas hinchables infantiles: Hablamos de piscinas con diseños divertidos que pueden incluir toboganes y zona de juego para los infantes: tortugas gigantes, una red para jugar al balombano en el el agua…
  • Piscinas con depurador o filtro: Si nos parece engorroso o poco ecológico tener que estar cambiando cada cierto tiempo el agua, podemos optar por una piscina hinchable con filtro o sistema de depuración. Es aquí cuando a muchos se les plantea la gran pregunta pues no saben cómo funciona. Vamos a examinarlo, ¿os parece?

Una piscina hinchable con depurador o filtro

El sistema de filtros nos ayudará a retener las posibles impurezas del agua y éstos se colocan en la depuradora. Eso sí, conviene lavarlos con frecuencia a fin de retirar la suciedad y para que nos dure más. Su lavado es sencillo dado que con con la presión del grifo o la manguera bastará.

También puedes optar por incorporar un filtro de cartucho. Éste te ayudará a filtrar las partículas disueltas en el agua y también ayudarás a que el cloro se mezcle mejor.  Aquí, como se suele decir, es probable que el collar te cueste más que el perro, pero no te queda otra si quieres ahorrar en agua ya que en estos tiempos de sequía no estamos para derroches.

Por cierto, no olvides adquirir un medidor de PH. Estos dispositivos resultan muy económicos y, sobre todo útiles, pues éste indica el grado de la acidez o alcalinidad de la piscina algo básico si queremos que el agua luzca limpia, transparente y saludable. Puedes encontrar uno de estos aparatos en cualquier tienda de productos especializados.