A todos nos encanta ahorrar o, mejor aún, realizar inversiones a corto plazo que redunden en beneficios, ¿verdad? Por lo tanto, si tenemos un pequeño capital, quizás podemos hacerlo crecer si sabemos cómo hacerlo. En suma, conviene que nos empapemos acerca de temas como el funcionamiento del mercado de valores o el mercado de divisas –más conocido como Forex–. Este último, por cierto, ha ganado popularidad en los últimos años. No obstante, vamos a darte algunas claves a la hora de evaluar posibles inversiones a corto plazo. En primer lugar, vamos a abordar este concepto.

¿Qué son las inversiones a corto plazo?

Lo cierto es que las inversiones a corto plazo son aquellas que tienen una duración aproximada de hasta un año.

En cambio, las que no exceden los cinco años se consideran a medio plazo. Por su parte, si supera este último período de tiempo ya hablaríamos de largo plazo.

¿Cuáles son las  inversiones a corto plazo más populares?

A la hora de rentabilizar los ‘cuartos’, muchos pensamos en alguno de los siguientes métodos:

  • Depósitos y cuentas remuneradas: En estas cuentas bancarias se ofrece a sus titulares una remuneración determinada sobre el dinero que tienen depositado en ellas. Pero ¿en qué nos hemos de fijar a la hora de escoger una cuenta remunerada u otra? Para ello nos hemos de fijar básicamente en el tipo de Interés Nominal (TIN), ya que esta cifra determina el interés real de la operación.
  • Letras del Tesoro: Hablamos de un clásico entre los clásicos. Así, podemos hacernos con unas letras del Tesoro por un importe nominal de 1.000 €. Recuerda que se emiten con plazos que van desde los 3 hasta los 12 meses.
  • Fondos de Inversión: En esta categoría podemos encontrar diversas clases de fondos de inversión. Así, es posible hablar de fondos de inversión que especulan sobre el valos de los precios de materias primas como el oro, la plata, el azúcar, el cobre o el algodón, entre otras muchas. Aunque es cierto que estos fondos de inversión son más comunes en países como los Estados Unidos y en Gran Bretaña, pero no en España.
  • La bolsa: Su principal fortaleza es que permite ganar dinero de una manera rápida, pero no está exenta de riesgos y esta circunstancia hace que muchos la descarten como opción de inversiones a corto plazo.

Inversiones a corto plazo a través de Forex

Cuando hablamos del mercado Forex nos referimos al mercado internacional de divisas. Así, Forex es el acrónimo de Foreign Exchange market. Lo cierto es que lo usamos más veces de lo que pensamos. En concreto, cada vez que viajamos a un país con una moneda distinta a la nuestra y efectuamos un cambio de monedas, lo hemos hecho gracias a Forex.

Y lo que es más interesante, en este tipo de mercado también es posible realizar inversiones a corto plazo. De esta manera, si pensamos que una moneda aumentará su valor, podemos comprarla. En cambio, si pensamos que disminirá, lo que haremos será venderla.

De hecho, tal es la pujanza y los beneficios que se pueden extraer en este mercado que en los últimos años no cesan de salir cursos y monográficos donde se instruye acerca de su funcionamiento.

En suma, las inversiones a corto plazo constituyen una formidable manera de hacer crecer nuestros ahorros; a veces, por cierto, de una manera exponencial.