El salón es, normalmente, la estancia de la casa que cuenta con más espacio. Y en los últimos años sus dimensiones han ido en aumento con la tendencia de integrar el recibidor, la cocina y el salón dentro de las misma habitación. En función del espacio disponible, elegimos un tipo de decoración u otra, pero muchas veces no tenemos en cuenta lo importante que es la iluminación. Y no hablamos del tipo de lámparas y la ubicación de las mismas, sino también de su función a la hora de crear ambientes distintos.

Una de las mejores opciones para crear ambientes muy agradables y disponer de la luz necesaria en un lugar concreto del salón son las lámparas de pie, que además de ser muy prácticas, son ideales para decorar la estancia y poner la guinda al conjunto. Aportan luz ambiental, crean atmósferas acogedoras, definen zonas y transforman la estancia en base al estilo que queramos.

¿Cómo elegir una lámpara de pie para el salón?

Lo primero que debemos pensar es el uso que vamos a hacer de la lámpara. ¿La queremos para alumbrar una habitación entera o solamente un punto concreto de la misma? Las lámparas de pantalla ancha aportan luz ambiental y son muy decorativas. En cambio, las lámparas de pantalla estrecha son muy útiles para iluminar, por ejemplo, una zona de lectura. En este último caso, es recomendable que cuente con un brazo dirigible para enfocar la luz hacia el lugar que queramos en cada momento.

También debemos tener en cuenta el color de las paredes, el techo y el suelo. Y es que en función de la lámpara que elijamos y de la luz que nos proporcione, ampliaremos u reduciremos visualmente el espacio del salón. Cuando la estancia está decorada con tonos oscuros, es recomendable instalar más puntos de luz.

Además, deberemos tener en cuenta las medidas, tanto de alto como de ancho y de fondo. Si además son de curva, es importante tener en cuenta la altura del techo y el espacio que abarca la curva. Pero la base también es un elemento fundamental, especialmente si su forma se sale de lo habitual. En estos casos hay que analizar el espacio y asegurarnos de que cabe sin ningún problema.

Tampoco podemos olvidarnos del diseño, el color el material y la zona de emisión de la luz. Y es que no es lo mismo elegir un flexo de grandes dimensiones a una pequeña lámpara de cristales. En el primer caso daremos un toque más modernos al salón y en el segundo caso un aire más clásico y sofisticado. Pero el material también tiene su impacto sobre el conjunto, pues podemos encontrarlas de madera, metal, papel, etc. Con lo cual, deberemos elegir una que vaya acorde con el estilo decorativo de la estancia. En cuanto a la emisión de luz, deberemos elegir en función del uso que le vamos a dar, puesto que hay lámparas que solamente iluminan hacia arriba, otras por toda la pantalla y otras hacia abajo.

Tipos de lámparas de pie en función de la pantalla

Lámparas de estilo japonés

Este tipo de lámparas están fabricadas en tejidos ligeros o en papel, cubriendo todo el pie o integrándose dentro del mismo.

Lámparas de tipo cónico

Poseen una base más ancha. Son más tradicionales y aportan más luz hacia abajo. Ideales para salones de estilo clásico o rústico.

Lámparas de tipo tambor

Presentan la misma apertura por abajo que por arriba. Distribuyen la luz de manera uniforme y crean una luz ambiental muy acogedora.

Lámparas de cabezal flexible

Este tipo de lámparas son perfectas para rincones de lectura, ya que permiten dirigir la luz hacia un lugar específico. Ten en cuenta que la intensidad recomendable es de 400 lúmenes.