Interruptor conmutador, pero ¿qué es exactamente?  En estos tiempos de manitas donde a muchos y muchas nos gusta asumir la tarea de electricistas en nuestro propio hogar, una de las dudas más comunes la plantean estos mecanismos. Pero primeramente hemos de abordar ambos conceptos para entender bien a qué nos referimos cuando hablamos de interruptor conmutador al unísono. En concreto, los interruptores simples encienden y apagan la luz desde un solo punto.

Por su parte, los conmutadores permiten encender y apagar desde dos puntos. El ejemplo más recurrente para ilustrar el concepto son las luces de un pasillo donde solemos tener un interruptor al principio de éste y otro al final. En suma, el conmutador es un dispositivo a través del cual podremos controlar un punto de luz desde dos mandos distintos

Lo cierto es que cuando acometemos la instalación eléctrica de nuestra casa –sobre todo si la hacemos nosotros mismos– nos surgen dudas respecto a este asunto. Por lo tanto, vamos a ver cómo funciona un interruptor conmutador y cómo se puede llevar a cabo su colocación.

¿Cómo funciona el interruptor conmutador?

Su funcionamiento consiste primeramente en que la fase –responsable de llevar la corriente–, debe pasar por los dos interruptores antes de conectarlo a la lámpara que nos ocupa. Además, tenemos la particularidad de que estos dos interruptores deben quedar unidos por sendos cables, cuya función es abrir o cerrar las dos llaves, de encendido o apagado.

En concreto, tal y como sucede en los interruptores sencillos, un interruptor conmutador actúa sobre la fase antes de que ésta llegue al punto de luz, aunque en estos casos la electricidad circula por las dos conmutadas primeramente. De esta manera, la fase llega al primer interruptor conmutador donde dispone de dos salidas para alternar encendido/apagado que comunica con la segunda conmutada y desde aquí fluye hasta la lámpara.

En ocasiones, cuando deja de tener utilidad el interruptor conmutador muchos se plantean convertirlo en un interruptor simple. Lo cierto es que la mayoría de los interruptores disponibles en el mercado son al mismo tiempo conmutadores, pero no hay problemas para usarlo como sencillo.

Sí, quiero un interruptor conmutador pero también me interesa un cruzamiento

En ocasiones, puede suceder que no nos baste con dos puntos donde realizar el encendido y apagado de una misma luz y que, por lo tanto, estemos barajando incluso la posibilidad de instalar un tercer interruptor. En estos casos, será preciso que nos hagamos con un cruzamiento que es un dispositivo con el que podremos controlar un punto de luz desde tres mandos diferentes. Aunque, eso sí, siempre habrá de ir instalada en medio de dos conmutadores. De hecho, por sí solo no funciona ya que ejerce de puente.

Así, los cruzamientos son habituales en los dormitorios de matrimonio, donde suele instalarse un mando a la entrada de la estancia y otros dos a cada lado de la cama.

Estamos seguros de que con semejante explicación ya ha quedado clarificado en parte el asunto. En definitiva, si te has propuesto convertirte en el electricista de tu casa, pide consejo en la tienda donde adquieras los interrruptores. Te ayudarán mucho.