Mantener el orden en una casa con niños pequeños es complicado, por eso es tan importante aprovechar el espacio y utilizar mobiliario adecuado para esas edades que además de bonito y agradable para los niños sea práctico. Aquí van algunas ideas para almacenar y ordenar las cosas de los más pequeños de la casa.

Cajas apilables

¿La solución para todos los problemas de espacio son las cajas? No, pero pueden resolver mucho. Puedes usar pallets o cajas sólidas (de madera por ejemplo) y apilarlas a modo de estantería. Si las pintas de colores, tendrás un espacio lleno de vida y muy práctico. Te sorprenderá la cantidad de cosas de los niños que puedes colocar en un espacio de pared no muy grande. Como la altura puede ser la que prefieras, puedes incluso aprovechar la parte de arriba para dejar los objetos que prefieras que los niños no toquen tanto. Eso sí, asegúrate de encajar todo bien y de que la estructura sea estable y esté fija a la pared, ya que si no, podría haber riesgo de que todo se desmoronara y el pequeño tenga algún accidente. Aprovecha para ponerles algún adorno bonito y renueva la habitación.

Cestas

Una vez aprovechado el espacio vertical, toca el horizontal. Las cestas de mimbre son una solución bastante práctica. El mimbre es un material muy duradero y resistente y desde el punto de vista estético, encaja fenomenal en casi cualquier entorno. Las de metal por su parte, son más ligeras y tienen la ventaja de que se pueden colgar fácilmente del lateral de un mueble o directamente de la pared. Combinando estas dos posibilidades se puede cubrir una zona muy amplia de la habitación sin quitar mucho espacio a la zona donde los niños juegan.

Mobiliario infantil

Casi todo el mobiliario de una habitación de un niño debe tener un diseño adecuado para su edad. Pero además de la estética es importante que cumpla una función práctica. Busca bancos para sentarse con cajón en la parte de abajo. Una estantería con compartimentos separados para organizar las cosas. Una cama abatible con espacio debajo para los edredones y las sábanas etc. Todo ese espacio se puede aprovechar de igual modo añadiendo elementos a posteri, pero la ventaja que tiene adquirir estos productos desde el principio es que a menudo todos esos huecos quedan fuera de la vista, integrados dentro del propio mueble, con lo que evitamos el ‘cansancio’ visual de ver cosas permanentemente en las estanterías y en el suelo.

Bandejas extraíbles

La mayoría de los muebles modernos disponen de este tipo de bandejas. Suelen ser ligeras y estrechas, pero sirven para un gran número de usos y objetos, desde ropa hasta calzado de los niños o juguetes con piezas pequeñas. Si tienes el espacio pero no el mueble, intenta comprar el mecanismo de la bandeja tú mismo e instálalo entre dos tablas de madera. Bien sujeto servirá como almacenamiento permanente y podrás añadir todos los niveles que quieras.

Ganchos para niños

Hay que tener cuidado al usar ganchos. No pueden tener extremos afilados ni puntiagudos, y es recomendable que no estén a la altura de los ojos de los niños. Existen muchos de plástico, con los bordes redondeados y de diferentes colores. Éstos serán los más adecuados si se quieren dejar al alcance de los niños para colgar ropa por ejemplo. Pero si el techo está lo suficientemente alto, puedes aprovechar para colgar sacos con unas cuerdas y aprovechar para guardar mantas u objetos que no utilices a menudo y que los niños no quieran usar.

Recuerda que para aprovechar bien el espacio es necesario contar con los muebles adecuados, una buena distribución de los mismos y ser creativo a la hora de rellenar los huecos.