Ha llegado la hora de redecorar esa habitación que tanto te gusta pero que sigue tan desaprovechada. Para ello solo tienes que usar tu imaginación y poner en práctica alguna de estas diez originales ideas para decorar tu casa sin gastar casi nada:

Cinta adhesiva: dale color a tu hogar

Hay muchos tipos de cintas adhesivas y de multitud de colores. La idea es conseguir dar un toque de color a ciertos elementos de la casa para renovar la estética del espacio. El truco más básico es usar la cinta para crear tramas o grecas en la puerta, la pared, el armario o incluso en la nevera. Puedes hacerlo alternando dos o tres colores diferentes. Lo que mejor suele funcionar es pegar las tiras en paralelo, dejando un espacio del mismo ancho (o no) entre una cinta y otra, consiguiendo así dar color a objetos que nunca habrías imaginado que darían tanto juego. Recuerda que la disposición de las líneas es importante: las verticales dan sensación de altura y orden, las horizontales son más resultonas y elegantes.

Reutilización de muebles y objetos viejos

Una escalera sirve para alcanzar sitios elevados pero: ¿y si se convirtiera en la estantería donde guardar mis libros? Muchos objetos en apariencia inservibles, son ideales para usos distintos a los que fueron concebidos. Unos viejos palets de carga pueden servir como base de tu cama o de un sofá. Los neumáticos, forrados con cuerda, tela o madera, servirán perfectamente como sillas o sillones. Prueba con latas, botellas de vino, marcos viejos… Te sorprenderás de la cantidad de cosas que podrás sacar echándole imaginación.

Restauración casera

Restaurar un mueble antiguo requiere de manos expertas y profesionales. Con las cosas de valor hay que tener cuidado. Para las demás, antes de tirarlas piensa en qué uso podrías darle si tuvieran un mejor aspecto. Perfecto, coje pintura y pegamento y manos a la obra. Algunas ideas: pinta de colores llamativos ese armario viejo y feo y dale una segunda vida. Decora las contraventanas que ya no se usan y úsalas como decoración en la pared de tu habitación. Lija y barniza un viejo marco para cuadros para enmarcar la tele y darle un toque vintage. Como siempre, el único límite lo pones tú.

Cortinas

Los que piensan que las cortinas son solo para tapar la luz del sol de las ventanas, están muy equivocados. Hay estanterías llenas de libros y desorden que no son agradables a la vista: tápalas con una cortina bonita y colorida. Puede añadir unos tubos alrededor de tu cama para colgar algunas telas que hagan que parezca la de un marqués. Además de ello, hay muchas posibilidades para aprovecharlas y añadir elementos decorativos y darle un toque personal. Lazos de colores, collares y similares para mantener las cortinas plegadas y en su sitio, imanes para poder quitarlas y ponerlas con facilidad. Las posibilidades son infinitas.

Vinilos: elige, pega y disfruta

Esto es especialmente interesante para los pisos o apartamentos con las paredes blancas. ¡Poned unos vinilos! Las pegatinas de vinilo son excelentes para decorar grandes espacios sin gastar un duro en pintura y sin excesivo trabajo. Hay infinidad de estilos. La mayoría se pueden encargar de diferentes tamaños y colores, con lo que no será difícil encontrar alguno que encaje bien en tu habitación o salón.

La idea es redecorar nuestro hogar sin dejarnos un dineral pero sin renunciar al estilo y al buen gusto. Lo único que tienes que hacer es pensar qué uso puedes dar a ese objeto viejo y sin valor para convertirlo en algo útil y práctico. ¡Comparte con nosotros tus creaciones!