Sobra decir que el papel pintado está de moda y que es una magnífica alternativa para decorar una estancia. Más aún cuando se trata de la habitación de los más pequeños. En esta ocasión, hemos otorgado a este dormitorio un aire romántico con un diseño floral en tonos fucsia (muy de moda esta temporada) para darle protagonismo al cabecero del mismo color. Recurrimos en muchas ocasiones a los de gran altura porque da una mayor relevancia a la cama y aportan un toque vintage a la estancia. En esta ocasión está forrado en tela rosa sin ningún tipo de remate para no sobrecargar la decoración ya que con el papel estampado tenemos de sobra. En cuanto a la otra pared, hemos recurrido al color base, un tono beige que aporte “un punto de respiro” y que contraste con el parqué oscuro. Este dormitorio además, gusta tanto a pequeñas como mayores y lo podeis ver en Residencial Nebulosas, la nueva promoción de Vía Célere en Madrid.