Tener una casa original, diferente y que refleje tu forma de ser puede partir de lo primero que se ve: la fachada. Te contamos cómo son las fachadas modernas más originales y qué materiales se utilizan.

Si observas las fachadas que se realizan en la actualidad verás que la arquitectura evoluciona muy deprisa y siempre se innova con formas, materiales y diseños. Además, la sostenibilidad y el ahorro de energía son siempre objetivos básicos.

El cuidado del medio ambiente en las fachadas modernas

Desde hace tiempo, como decíamos antes, la sostenibilidad es uno de los objetivos de los arquitectos a la hora de diseñar edificios. Las fachadas modernas deben cumplir el objetivo de hacer que el interior sea cómodo, de reducir el consumo de energía teniendo en cuenta el aislamiento o la orientación, y de utilizar energías renovables.

Además de lo anterior, es esencial que las casas se integren en su entorno y para ello se utilizan materiales naturales como la madera o la piedra.

La sencillez en las líneas

Al igual que el minimalismo llegó para quedarse en campos como el diseño de interiores o la moda, en la arquitectura se ha convertido en una de las tendencias más utilizadas a la hora de diseñar fachadas modernas. Las líneas sencillas y los colores neutros son dos de los pilares básicos de muchas fachadas que se realizan actualmente.

La luz y el cristal

La sostenibilidad supone el aprovechamiento de la luz natural para ahorrar energía eléctrica, por ese motivo las fachadas con amplios ventanales son habituales en las casas modernas. Se tiene en cuenta la orientación de la casa y su entorno a la hora de realizar el diseño para que se favorezca siempre un consumo responsable.

Los volúmenes

En muchas fachadas modernas los volúmenes juegan un papel esencial para dar una imagen original a los edificios. Los materiales aportan texturas diferentes y deben proporcionar un equilibrio en el conjunto.

Fachadas abiertas

Integrar el interior y el exterior es otra de las tendencias en las fachadas modernas. En ocasiones se crean espacios abiertos, sobre todo en zonas con climas cálidos, y otras veces se utiliza el cristal por su capacidad de evitar crear barreras visuales.

Materiales

Actualmente existen multitud de materiales capaces de resistir climas adversos y cambios de temperatura, a la vez que logran una gran eficiencia energética. Se pueden utilizar cerámicas, plásticos, metales y vidrios.

La madera es otra opción para las fachadas modernas. Se trata de un material clásico que siempre se renueva ya que resulta muy acogedor y tiene un precio bajo. Se utiliza madera tratada y debe ser mantenida cada cierto tiempo para que pueda durar y soportar el calor o el frío.

Finalmente, la piedra y el ladrillo siguen siendo dos materiales clásicos que siguen aportando elegancia y sencillez. Son materiales que desde hace mucho tiempo se utilizan en las fachadas de los edificios por la resistencia al paso del tiempo y al clima (lluvia, nieve, sol) y por la capacidad de aislar de exterior.

Los materiales como la piedra, el metal o la madera pueden utilizarse en fachadas modernas y rústicas.