A pesar del fuerte castigo que está sufriendo la marca España últimamente, algunos analistas, entre los que cabe señalar a Deutsche Bank en un exhaustivo informe recientemente hecho público- no dudan en señalar la absoluta sostenibilidad de nuestra economía. El banco germano predice incluso la posibilidad de volver al crecimiento a lo largo del año 2013.

Son muchas las voces que se han levantado en las últimas semanas contra una política discrecional de recortes en el déficit público. Aducen, no sin cierta lógica, que una economía con más de 5 millones de parados- un 24% de la población activa- no parece la mejor plataforma para predecir un incremento sustancial de los ingresos públicos combinado con una contención en el gasto público de dos dígitos. Por lo pronto y tras los sucesivos recortes llevados a cabo por el Gobierno de Rajoy en sus ya más de 100 días de gobierno, hoy nos despertábamos con el dato del Banco de España señalando un retroceso del PIB en un 0,4. Algo de todo esto, presumo, ha de ser cierto.

Paradójicamente han sido analistas de  un banco alemán como el Deutsche quienes no han dudado en señalar la solvencia y sostenibilidad económica de España. Según ellos, nuestro nivel de endeudamiento debería crecer hasta el 85%- actualmente en un 70%, como mecanismo de recortar el efecto depresivo que existe actualmente en nuestras tasas de inversión o consumo privado. Una fórmula con pocos adeptos pero que actuaría de freno, según estas fuentes, a un incremento en la tasa de paro.

En este sentido, el  antiguo Director Económico del Banco Mundial y Premio Nobel de Economía 2001, el estadounidense Joseph Stiglitz, nos advierte contra lo que el denomina “sobredosis de ahorro en Europa” y asegura, llegando mucho más lejos, que las democracias sólo pueden soportar una limitada medida de recortes: “Los políticos tienen que darse cuenta de que este camino es incorrecto. Una sobredosis de ahorro, empeora la situación”, ha declarado recientemente en Munich al Suddeustche Zeitung.

Stglitz aconseja a la autoridad monetaria europea, que ponga a disposición de los países con un alto nivel de desempleo, aquellos medios financieros adicionales, para combatir el paro, mediante la fórmula que él define como “sistema  de transferencias”.

Creo que esta solución, permitiría llegar a un entendimiento entre aquellas posturas más teorizantes sobre la necesidad de recortes y por otra,  la aplicación de ajustes sin mermar la necesidad más imperiosa que tiene hoy  nuestra economía: crecer. En esta misma línea señalaba la Directora de Análisis de FUNCAS como hablar de escenarios sobre déficit o tipos aplicados a nuestra deuda soberana, sin considerar un crecimiento económico, no deja de ser un extraordinario ejercicio teórico.

En el contundente informe mencionado se considera y pone de manifiesto, que el problema de nuestro país es la “liquidez” y no la “solvencia”. De hecho todos confiamos, en la recuperación de nuestra economía, incluso el Fondo Monetario Internacional, contempla en sus previsiones que la economía española vuelva a crecer; todo está en saber cuándo.

Esperemos que efectivamente los mercados estén cambiando y se estén planteando soluciones que defiendan una necesaria austeridad sin con ello ahogar las posibilidades de recuperación y crecimiento.