David Recio

David Recio, director de Recursos Humanos de Vía Célere

En diversas investigaciones y publicaciones (por ejemplo, Outliers: The Story of Success de Malcolm Gladwell) se ha estudiado cómo llegar a ser un “Experto” en una serie de casos de reconocidos profesionales y personas de éxito (por cierto, desligándole del CI). En estos estudios se establece que con 10.000 horas de duro esfuerzo, uno puede calificarse como experto en una materia concreta. Llevándolo al terreno de la práctica, con 3 horas cada día durante 10 años una persona podrá ser un experto pianista, consultor de marketing o financiero, etc. En palabras de Thomas Edison: “Genius is 1% inspiration and 99% perspiration”.

Muchas preguntas surgen de estos resultados: ¿todos podemos convertirnos en expertos? ¿de varios campos al mismo tiempo? ¿qué implicaciones tiene para el desarrollo de conocimientos y habilidades? ¿y el talento innato? ¿3 horas en 10 años o 6 horas en 5 años? ¿profesionales generalistas o expertos/especialistas en una materia concreta? ¿qué implicaciones tiene para la gestión de los recursos humanos de las empresas?

Lógicamente hay más aspectos a considerar (como el objetivo final, materia, recursos disponibles, etc.) y no podemos decir que quién invierta 10.000 horas acabe triunfando en un determinado campo, además el número concreto de horas variará en función de las características de las personas. Así podríamos considerar este dato como una referencia para el aprendizaje y para establecer el grado de experto en relación al esfuerzo dedicado a un campo del conocimiento (las “10K” del conocimiento).

¿Cuándo y dónde vas a comenzar a invertir tus 10.000 horas?

(*) artículo publicado en www.HRLab.es