El suelo radiante es denominado también como paramento radiante o losa radiante. Es un sistema de calefacción coloca unas tuberías por debajo del suelo a través de las cuales circula un fluido que se calienta. Ese calor se transmite al suelo, y de ahí, al ambiente de las habitaciones.

Pero, el suelo radiante, ¿es el sistema de calefacción más eficiente?

Cuando se piensa en la construcción de una casa o la rehabilitación de esta uno siempre se hace la misma pregunta: ¿qué sistema de calefacción es el óptimo?

Esta claro que el suelo radiante por muchas razones que veremos a continuación. Un sistema de calefacción de suelo radiante de agua es ideal para obtener un gran confort y sobre todo un gran ahorro energético.

Olvídate de los pies fríos si eres de los que van descalzos por casa, olvídate de los radiadores y ahorra en la factura de la calefacción. Vive con una buena temperatura sin elementos que perturben la decoración de tu casa, no hay obstáculos que valgan ni interfieran los rincones de tu casa.

El suelo radiante es un sistema invisible, bueno para la salud y muy eficiente.

 

¿Cómo funciona el suelo radiante?

Calefacción por suelo radiante es igual a confort. Se trata de un sistema de calefacción que emplea la temperatura de impulsión de agua más baja. Funciona a través de una red de tubos de polietileno reticulado que se instalan debajo del solado y una capa de mortero autonivelante por donde circula el agua caliente a una temperatura entre 30ºC y 45ºC. Al circular a esta temperatura se reduce el consumo de energía de una vivienda entre el 10% y el 20%

En definitiva, el suelo radiante transmite la energía por radiación sorbe el cuerpo. No hay necesidad de calentar o enfriar el aire de un espacio por lo que el confort es constante.

¿Cómo es la instalación de un suelo radiante?

La instalación es costosa porque va por debajo del suelo, sobre un papel aislante, cubierto con mortero para concentrar mejor el calor.

Se utiliza un sistema por tuberías por las que circula el agua caliente a baja temperatura y siempre esta conectada a la caldera o a una bomba de calor.

El suelo radiante esta pensado para que su funcionamiento sea constante y pueda ser programado por zonas y no toda la casa.

Hay opciones eléctricas que son más fáciles de instalar bajo suelos flotantes ya que están conectadas a la corriente.

Normalmente se instala en cualquier tipo de suelo pero, los cerámicos y los de piedra son los que mejor conducen y transmiten el calor a diferencia de los suelos de madera y los laminados.

No dudes con el suelo radiante, es la opción más habitual y aunque sea difícil instalarlo es mejor elegirlo en el momento de la construcción de la vivienda. Hay soluciones para cuando esto no es así que reducen lo complejo de la instalación sin afectar demasiado en el espacio total de la casa.

El mantenimiento del suelo radiante siempre atraviesa por fases preventivas cada temporada para comprobar que todo va bien y así evitar imprevistos.