MS

El modelo basado en el Empowerment: Un nuevo modelo orientado a la innovación y a la mejora de procesos en la organización. Dicho modelo parte de la premisa de “capacitar al colaborador para que sea capaz de decidir y actuar con responsabilidad y compromiso”. Independientemente de la categoría o rol profesional que desempeñe, el empleado será “el gerente de su propio trabajo”.

A pesar de que el modelo de Empowerment fomenta equipos autodirigidos no podemos olvidar el rol que asume el Líder ya que tendrá que ser capaz de dirigir a sus colaboradores de manera eficaz para que éstos se sientan parte de la misión de la organización y contribuyan a alcanzar los objetivos estratégicos de la misma.

Entre las principales ventaja para la compañía destacamos en primer lugar que los puestos en la organización generan valor por las personas que los ocupan y no menos importante, que se fortalece la comunicación entre colaborador y superior, siendo el proceso de toma de decisiones más eficiente.

Destacamos como ventaja principal para el empleado el cambio de actitud de “tener que hacer” a “querer hacer” potenciando el compromiso ya que el trabajo supone un reto y no una obligación.

La implantación de este nuevo modelo debe hacerse de manera gradual y lo primero que debe hacer el Directivo es evaluar a su equipo y sopesar qué contribuciones pueden llegar a asumir a medio plazo. El segundo aspecto a tener en cuenta es proporcionar toda la información necesaria para desempeñar las tareas o facilitar el acceso a dichas fuentes. Y por último, tendrá que ofrecer los recursos necesarios para que su equipo pueda alcanzar los objetivos propuestos.

Montse Sánchez, directora de Recursos Humanos de Vía Célere