Reciclar no es suficiente. En casa pasamos muchas horas al día y el gasto de energía, agua y recursos es muy grande. En nuestra mano está reducirlo pero es complicado si nuestro hogar no está correctamente adaptado para ello. Aquí van algunos consejos sencillos para convertir tu casa en una casa ecofriendly:

Control del consumo eléctrico. La llegada de los contadores de luz electrónicos ha supuesto un gran avance a la hora de conocer el consumo en tiempo real. Algunas compañías incluso ofrecen una aplicación para conocer cuánto estamos gastando minuto a minuto. Pero dentro de casa también podremos hacer algunos avances. Instala un termostato electrónico en cada habitación. De esta manera podrás controlar la temperatura en cada estancia de manera individual y ajustar la calefacción para reducir el consumo y aumentar la eficiencia. Si a esto le añadimos un uso inteligente de la iluminación y de la calefacción, conseguiremos una casa que gaste poca energía y que mantenga el confort.

Electrodomésticos e iluminación. Compra siempre electrodomésticos con la calificación energética más alta posible (A+++ es el máximo). Con ellos ahorrarás no solo energía, sino mucho dinero a largo plazo. Lo mismo con las bombillas. Las más eficientes son las de LED y podrás encontrar de cualquier tipo que necesites. Vigila bien la potencia, no compres más de lo que necesitas.

Reciclaje y gasto en envases. Cada vez que compramos algo pagamos por el producto y por su envase. Éste no suele durar ni unos segundos desde que lo abrimos hasta que va a la basura. Procura comprar productos a granel y utilizar tus propias bolsas y envases reutilizables. Si necesitas comprar alguno con su envoltorio, procura tener una basura específica para cada tipo de deshecho (papel, vidrio, envases y orgánico como mínimo) para que su clasificación procesamiento en las plantas de reciclaje sea más sencillo.

Control del gasto de agua. Además de cerrar el grifo cuando no se está usando, hay otras maneras de ahorrar agua. Coloca aireadores en todos los grifos para que el caudal sea menor pero la presión parezca mayor. De esta manera no perderemos fuerza pero la cantidad de agua que usaremos para fregar por ejemplo, será menor. Si tienes una terraza o balcón, puedes poner unos depósitos pequeños para almacenar el agua de lluvia que recogen los canalones y usarlas para regar. No te olvides de la ducha. Hay algunos modelos que indican la cantidad de agua que llevamos gastada, con el fin de avisarnos de cuándo hemos consumido suficiente. Otra idea es colocar una bolsa para recoger toda esa agua fría que sale los segundos antes de que llegue el agua caliente. Instala también una cisterna de doble descarga. Cuando no sea necesario, podrás usar menos de la mitad de agua normal y así ahorrar mucho litros al final

Limpieza. Una de las cosas más importantes a la hora de tener en cuenta una casa ecofriendly es la limpieza. Primero hay que pensar en la manera de limitar el consumo de agua a la hora de limpiar. Procura no llenar el cubo a más de la mitad a la hora de fregar. Cuando uses productos de limpieza puedes optar por los ecológicos. Evitan usar más químicos de los necesarios, con lo que conseguirás un ambiente libre de tóxicos.

Una casa respetuosa con el medio ambiente y elegante

Después de aplicar todos los consejos de ahorro de energía, agua y luz, piensa en la decoración. Lo que mejor encaja en este ambiente son las plantas. El verde ayuda a crear una atmósfera agradable y confortable. No dudes en añadir unas macetas en el salón y consigue una casa 100% ecofriendly.