Índice de contenidos

 

Si te has decidido a hacer una reforma en tu cocina y quieres cambiar horno y vitrocerámica, puede que busques en internet y veas un montón de opciones que te dificulten tomar una decisión. Te contamos los secretos para hacer la mejor elección.

Antes de nada, debes saber con qué espacio cuentas en tu cocina y cómo vas a colocar horno y vitrocerámica. Elabora un plano y prueba distintas opciones para aprovechar el espacio.

Una vez que tengas tu plano y ya sepas con qué espacio cuentas, para elegir la mejor opción piensa en los siguientes aspectos:

Qué tener en cuenta para elegir vitrocerámica

 

victroceramica

 

  • El número de personas que sois en casa. No es lo mismo cocinar para una persona o dos, que para cuatro. Las necesidades en cuanto a la cocina son diferentes.
  • ¿Te gusta cocinar? Si eres de los que no para de hacer experimentos culinarios y te encanta que tus amigos y familiares prueben tus nuevas recetas, vas a necesitar una cocina diferente que si eres una persona a la que no le gusta mucho cocinar.
  • ¿Tienes tiempo para cocinar? A veces no cocinamos no porque no nos guste, sino porque no tenemos tiempo. Las extenuantes jornadas de trabajo hacen que lleguemos con hambre y sin ganas de ponernos a cocinar.
  • Inducción, vitro o gas. A cada persona nos gusta una cosa distinta. Las placas de inducción calientan el recipiente y no el cristal, no generan calor residual. La vitrocerámica supone un mayor gasto de luz que la placa de inducción, pero se puede aprovechar el calor residual. El gas es el sistema clásico para cocinar y muchas personas opinan que la comida no queda igual. Las nuevas placas de gas incorporan dispositivos de seguridad y autoencendido.

Qué tener en cuenta para elegir horno

 

Horno

 

  • Cómo se distribuye el calor. En este sentido podemos hablar de hornos convencionales, que tienen dos resistencias y hornos multifunción que tienen dos resistencias y un ventilador que distribuye el calor.
  • Eficiencia energética. Es otro de los factores clave, los hornos multifunción son más eficientes desde el punto de vista energético. Cuando compres fíjate en la etiqueta de eficiencia energética para cuidar el medio ambiente y ahorrar energía.
  • Tamaño. Mide bien el tamaño que tienes para el horno. Los hornos más habituales miden 60 centímetros y suelen colocarse debajo de la placa de la cocina. Pero existen en el mercado otros hornos más pequeños que te permitirán ahorrar espacio.
  • Apertura. Puede ser una puerta frontal y como un carrito. La opción del carrito es más cómoda para sacar la comida.
  • Limpieza. Puede ser manual o puede que el horno incorpore algún método de autolimpieza como la catalítica, la pirolítica o la limpieza al vapor.

Como has visto elegir horno y vitrocerámica es sencillo, basta con tener en cuenta los aspectos que te hemos indicado y seguro que encuentras la mejor opción para tu cocina.