El gris es el color neutro por antonomasia. Es muy versatil y fácil de combinar. Por ello, a la hora de elegir qué colores vamos a utilizar para la decoración de nuestro hogar, el gris siempre es un comodín perfecto.

En esta ocasión como podéis ver hemos convertido la pared en la verdadera protagonista de la estancia. El papel pintado a rayas es uno de nuestros preferidos para las zonas “calientes ” de la casa, como el salón. Hemos seguido la continuidad cromática con el mobiliario y jugado con las texturas en cuanto a los materiales: terciopelos, rasos etc.. El gris es perfecto para combinar con el resto de colores por su capacidad de armonizar todo el conjunto. Te lo recomendamos como color base para cualquier parte de la casa. ¡Ojo! Utilízalo en tonos suaves y combínalo con colores cálidos para evitar sensación de frialdad. Nosotros por ejemplo lo hemos hecho con el color malva de las sillas y con espejos de grandes dimensiones en la pared principal para ganar en amplitud. ¿Qué os parece?

Si te ha gustado puedes verlo en Residencial Célere Tres Cantos.

Residencial Célere Tres Cantos