¿Están nuestras viviendas “sanas”? Habrá muchas personas que se sorprendan con esta pregunta, pero sí, nuestras viviendas pueden estar sufriendo a causa de determinados factores que incluso pueden perjudicar la vida de los que habiten en ellas. Según numerosos estudios realizados en España, casi el 80% de las viviendas de nuestro país no son sanas. Usar materiales con certificados de calidad y de bajo impacto ecológico pueden contribuir a mejorar el estado de nuestras viviendas y también el de los que habiten en ellas. Se ha comprobado que, utilizar materiales de construcción no recomendados están relacionados con determinados trastornos de salud.

En Vía Célere apostamos por materiales que cumplan todos los requisitos, que sean sostenibles y que cuiden nuestra salud. Todos nuestros residenciales tienen amplias zonas verdes y con amplia vegetación. La orientación del inmueble también es muy importante, así como la distribución de las distintas estancias, con las que podremos ahorrar energía y maximizar los recursos naturales utilizando así menos el aire acondicionado o los radiadores. Los edificios denominados “verdes” y construidos siguiendo pautas bioclimáticas pueden lograr entre un 50% y un 80% de ahorro energético respecto de los convencionales.

De hecho, la Fundación Vía Célere, pretende convertirse en referencia obligada en entornos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) en el ámbito de la construcción de infraestructuras residenciales. Las tecnologías de la información también juegan un papel clave en la domótica, muy visible para el cliente final. Los nuevos materiales, la industrialización de partes del proceso constructivo, exigencias energéticas más estrictas, innovaciones en diseño o un modelo de negocio más sostenible son las nuevas apuestas de construcción residencial que se pretende conseguir desde la Fundación.

Lo “verde” no es una moda, es un deber.