Deja entrar la naturaleza en tu casa y atrévete a tener un jardín vertical interior para darle color y originalidad a cualquier habitación. Te contamos en qué consiste, cómo hacerlo y qué ventajas tiene.

Seguro que has visto jardines con diversas plantas y flores que cubren las paredes de algunos edificios y les dan un aspecto mucho más integrado con el medio ambiente. Los jardines verticales son paredes vegetales que pueden ser utilizadas tanto en exterior como en interior y tratan de dar un aire más verde, natural y ecológico a los edificios y a las casas.

Teniendo en cuenta, además, que en las casas pequeñas son necesarias ideas para ahorrar espacio, si te gustan las plantas un jardín vertical interior puede ser una solución ideal.

Ideas fáciles y económicas para hacer tu propio jardín vertical interior

¿Te apetece darle un nuevo toque original y divertido a tu casa por poco dinero? Te contamos algunas ideas económicas y divertidas para hacer un jardín vertical.

Jardín vertical con botellas de plástico

Este tipo de jardín vertical se puede utilizar tanto en interior como en exterior. Necesitarás lo siguiente: 6 botellas de plástico de unos 2 litros cada una y con tapón, unas tijeras, un cúter, un punzón, un alambre, piedras pequeñas, tierra y las plantas que quieras cultivar.

Corta un trozo del lateral de la botella y haz cuatro pequeños orificios dos arriba y dos abajo.  Esto lo tendrás que hacer con todas las botellas, A continuación rellena cada botella con algunas piedras y la tierra, planta lo que hayas elegido y pasa el alambre por los orificios y finalmente cuelgas la fila botellas en la pared que desees decorar.

Jardín vertical con palés

Otra idea barata y fácil de hacer es crear un jardín vertical interior con palé. Vas a necesitar un palé, tiestos metálicos o de barro, ganchos para los tiestos, un soporte para colgar el palé, tierra y las plantas que desees cultivar.

Se trata simplemente de colgar el palé de una pared e ir colgado de las maderas del palé los tiestos con ganchos a diversas alturas. Aprovecharás el espacio y darás a la habitación que decores un toque muy original.

Jardín vertical con tablones de madera y latas de pintura

Las tablas de madera y las latas de pintura también se pueden reutilizar para hacer un jardín vertical. Simplemente tendrás que buscar unas tablas de madera más o menos del mismo tamaño o comprarlas en una tienda de bricolaje y que te las corten a medida, clávalas entre sí y cuelga las latas de pintura en las que habrás puesto las plantas con un gancho.

Jardín vertical con una estructura de plástico y macetas

En tiendas de jardinería y tiendas de bricolaje podrás encontrar estructuras metálicas o de madera que puedes colocar en una pared de techo a suelo y de la que se pueden colgar macetas verticalmente. Es otra idea sencilla para tener un poco de naturaleza en casa.