No podemos empezar a hablar de dirección por objetivos sin antes clarificar el concepto que maneja Vía Célere al respecto:

“La metodología de Dirección por Objetivos que guía el desempeño de nuestros profesionales está basada en informar a toda la compañía de las líneas estratégicas que persigue a  corto plazo la organización y marcar en base a ellas una serie de objetivos departamentales que contribuyan a la consecución del éxito”

Hay dos conceptos críticos en esta definición que no podemos dejar pasar:

INFORMAR: Es crítico en este proceso de marcación de objetivos que los empleados estén informados de las líneas estratégicas de la compañía, la misión de esta, la cultura en la que se sustenta, los valores que persigue, ..

ALINEAR OBJETIVOS: Cada departamento marcará sus objetivos alineados a los intereses de la compañía fomentando así que las personas dirijan sus esfuerzos en la misma dirección porque más vale una labor deficiente hacia un objetivo bien establecido que un camino de excelencia en la dirección equivocada

¿Fácil?, ¿quién ha dicho que esto sea fácil?, todo lo contrario…

La dirección por objetivos es de las metodologías más complicadas de implantar en una organización. Si no se asientan unas buenas bases, es relativamente fácil caer en la subjetividad de evaluación de objetivos o lo que es peor en la perversión de los mismos ya que los equipos se podrían centrar exclusivamente en la consecución de objetivos, dejando en un segundo plano las tareas propias del puesto.

Montserrat Sánchez, director de Recursos Humanos de Vía Célere