Si nuestro salón tiene suficiente superficie, una buena opción es hacer dos ambientes diferentes. Lo ideal es que tengamos una zona en la que poder comer cómodamente sin necesidad de utilizar la zona más de relax. En Residencial Célere Santa Eugenia, ese fue nuestro objetivo. Crear dos estancias en una. El resultado podéis verlo en esta foto. ¿A que parecen dos lugares diferentes? para ello, pintamos las paredes con diferentes colores, utilizamos un tono más claro para la zona de mesa, y uno más oscuro para la de descanso. Asimismo, hemos querido seguir la línea de decoración bicolor (blancos y negros) con unas pinceladas de rojo intenso para seguir la nota de color de la alfombra.

Este tipo de fusión de color es muy acertada, tanto para cocinas como para salones. Es muy actual y de fácil combinación con otros tonos, ya sea como en este caso el rojo intenso o bien, púrpuras, naranjas etc. Y lo más importante, cambiando los complementos siempre parecerá que estrenamos casa.