Aunque las vigas son un elemento decorativo muy habitual en las casas rústicas de campo y de montaña, lo cierto que desde hace algunos años se han puesto muy de moda en las casas y pisos urbanos de estilo contemporáneo y vanguardista. Tanto es así que hoy en día podemos encontrar vigas que imitan a la madera pero cuya función es exclusivamente decorativa. Normalmente fabricadas con poliuretano de alta densidad, un material ligero, sencillo de colocar, más barato que la madera y muy resistente a la humedad y a los cambios de temperatura. Además, pueden pintarse y, al estar huecas, son una opción ideal para ocultar los canales y tubos de las canalizaciones.

No obstante, si prefieres vigas de madera natural, debes tener en cuenta que se trata de un material vivo, por lo que requiere de un material periódico para mantenerse en buen estado, proporcionándole los tratamientos adecuados para evitar las plagas o repararlas en caso de que se vean afectadas.

Combinar lo rústico con lo moderno

Tener vigas en el techo no significa que tengas que optar por una decoración de estilo rústico. Es posible integrarlas perfectamente en un mobiliario cosmopolita y moderno, incluso aunque te decantes por un aspecto envejecido. En este caso, conseguirás un estilo más armónico e integrado, pero si prefieres dar mayor protagonismo al techo frente al resto de la decoración, lograrás un ambiente de marcada personalidad.

Las vigas de acero no siempre son frías

No todas las vigas son de madera, también podemos encontrarlas de acero o de hormigón, especialmente si la vivienda no es muy antigua. Muchas personas creen que las vigas de metal transmiten frialdad, pero lo cierto es que si se pintan del mismo color que el techo, quedan perfectamente integradas y se consigue contrarrestar este efecto sin renuncia a su potencial decorativo.

Vigas decorativas de imitación

No todo el mundo tiene la suerte de tener vigas naturales en casa, pero su potencial decorativo sí es objeto de deseo para muchos. En estos casos, las vigas de poliuretano son la solución perfecta. Podemos encontrar diferentes diseños y acabados, rectangulares o en corte de caña, y en todas las tonalidades de madera que existen.

Estilo industrial

Las vigas son un elemento muy habitual de las decoraciones de estilo industrial. En las naves industriales, esconderlas bajo un falso techo no era una prioridad para los propietarios. De ahí que en los espacios diáfanos y abiertos las vigas visibles a la vista sean perfectas para aplicar este estilo. Además, mezclar materiales más rudos y fríos con mobiliario de diseño es siempre un acierto.

En dormitorios infantiles

Las vigas también pueden integrarse en dormitorios infantiles, incluso las metálicas. En este tipo de estancias se suele buscar la calidez y, para ello, no es necesario renunciar a las vigas metálicas. Pueden pintarse del mismo color que el techo o en un tono neutro y crear un espacio de ternura envolvente.

Vigas vistas en techos abuhardillados

Los techos abuhardillados con vigas son una auténtica belleza de la que podemos y debemos presumir. Básicamente porque se trata de una cualidad arquitectónica tan llamativa que, incluso sin hacerlo adrede, se convierte en la protagonista de la vivienda. Eso sí, en estos casos es recomendable que las paredes sean blancos o de tonos neutros para armonizar el conjunto del espacio.

Vigas en el baño

Si quieres darle un toque rústico a tu baño, las vigas vistas son una excelente opción, ya que aportan calidez y decoran al mismo tiempo. No es necesario que sean originales. Las vigas de poliuretano están tan conseguidas que nadie se dará cuenta de que son falsas. Con la ventaja de que son más resistentes a la humedad, lo cual es muy importante en este tipo de estancias.