La decoración de Halloween y su fiesta tiene origen celta y no estadounidense. Todo el mundo, tanto niños como adultos se enfundan disfraces terroríficos. Algunos los compran, y otros prefieren hacérselo a mano. Los niños, normalmente, suelen hacérselo en el colegio con ayuda de sus compañeros y profesores.

¿Por qué tiene sentido esta fiesta?

 

Es una celebración conocida como Samhain, que significa “fin del verano”. Esta fiesta significaba la celebración del fin de la cosecha de verano y el comienzo al año nuevo celta.

Según esta tradición, la noche del 31 de octubre, las almas de los muertos regresaban a nuestro mundo. A estas almas, se les ofrecía gominolas con el fin de entretenerles y agradarles para no desatar rencores contra los vivos. De ahí, la tradición de disfrazarse con máscaras y disfraces terroríficos.

 

¿Cómo es la decoración de Halloween?

 

La decoración de Halloween es económica. Puedes reciclar cosas que tengas por casa y darles un segundo uso. Si no es así, siempre podrás encontrar en tiendas artículos de low cost. Ten en cuenta que la creatividad en esta fiesta lo es todo, haz que todos los miembros de casa participen, será un gran entretenimiento. Como decíamos en el párrafo anterior, en las fiestas de Halloween tienes dos opciones: adornar tu casa con decoración casera hecha por ti, o bien, comprar elementos decorativos. Igual ocurre con los disfraces. Hacerte todo tú será la opción más divertida. ¡Anímate y prueba!

Por una noche, decora tu casa como si fuera una mansión del terror con la decoración más espeluznante.

 

¿Cómo conseguimos una decoración de Halloween en casa?

  • Figuras decorativas que salgan del suelo, tumbas, y lápidas para montar tu propio cementerio.

 

  • Utiliza telarañas para darle un toque creepy a todos y cada uno de los rincones, incluso, los muebles: estanterías, cómodas o sillas. También, puede colocar cintas del techo al suelo y antes de que comience la fiesta mojarlas para crear un ambiente húmedo y un tacto viscoso.

 

  • ¡Acuérdate de las calabazas! Una decoración de Halloween sin calabazas no es nada. Puedes utilizarlo como un simple elemento decorativo o como iluminación vaciándola e introduciendo una vela dentro etc.

 

  • Pimientos rojos, amarillos o verdes como farolillos. Con una cuerda puedes hacer una hilera y dar forma a los farolillos con ojos, cara y nariz.

 

  • ¡No te olvides de los fantasmas! Arruga papel y haz una bola, dibuja una cara con rotulador, pégale con una cinta una tela como si fuera su cuerpo. Si le añades un sombrero, una capa y una escoba parecerá una bruja.

 

  • ¿Fantasmas voladores? Si te apetece, coloca un globo de helio blanco, rodéalo con una tela sin apretar demasiado, dibuja una cara horrible y, ¡listo! Si quieres puedes colocarlos en fila y poner un ventilador cerca para hacer como si ellos mismos se movieran.

 

  • Compra en alguna tienda de disfraces partes del cuerpo de plástico y colócalas en cubos por diferentes rincones de la casa, añade ajos, mermelada de fresa simulando la sangre y agua caliente. ¡Dará auténtico pánico!

 

  • Efectos como ruidos siniestros no pueden faltar. Graba sonidos aterradores y reprodúcelos durante una fiesta. Nosotros que ya nos estamos preparando para esta terrorífica fiesta te dejamos nuestra lista de reproducción de Spotify,  Fiesta en Halloween ¡Esperamos que lo disfrutes!