¿Llega el día del cumpleaños de tu hijo y quieres sorprenderle con una fiesta? La decoración de cumpleaños infantil requiere mucha imaginación y, sobre todo, conocer lo que le gusta a tu hijo para que se divierta y disfrute el día de su cumpleaños.

La primera pregunta que te tendrás que hacer es: ¿Qué le gusta a tu hijo? Seguro que lo tienes claro por lo que dibuja, los juguetes que le gustan o lo que te cuenta. A lo mejor le encantan los dinosaurios, los piratas, las hadas, los personajes de Disney o la selva. Si tienes claro lo que le gusta, ya sabrás el tema de la fiesta y tendrás un punto de partida.

Ideas de decoración de cumpleaños infantil

Para sorprender a tu hijo tendrás que poner en marcha toda tu creatividad e imaginación, así que coge papel y bolígrafo y apunta algunas ideas:

  • Un techo de globos. Si hay un elemento esencial en todas las fiestas de niños son los globos de colores. Para darle un toque de color a la decoración de cumpleaños infantil compra globos de colores y una bomba de helio para hincharlos. Si colocas una cinta para que caiga de cada globo los niños los podrán alcanzar y jugar con ellos.
  • Una fiesta de superhéroes. Si tu hijo es un apasionado de los comics, las películas o las series de superhéroes seguro que le encantará una decoración basada en este tema. Puedes comprar platos, vasos y manteles con superhéroes y los niños podrán disfrutar de sus personajes preferidos.
  • Abracadabra: la magia invade la fiesta. Si a tu hijo le gustan los trucos de magia y todo lo relacionado con los magos qué mejor ocasión que su cumpleaños para que disfrute de chisteras, conejos, cartas y dados. Puedes contratar una animación con un mago y seguro que tu hijo y sus amigos se divertirán un montón.
  • Centros de mesa de gominolas. Hasta a los adultos nos gustan las gominolas así que en un día especial puedes sorprender a tu hijo con unos centros hechos de golosinas. Solo vas a necesitar unos palillos, un palo más grande, una esfera de telgopor y un recipiente. Simplemente, clava las gominolas en los palillos y estos en la esfera y luego clava el palo más grande en la esfera y ponla en un recipiente para que se sujete de pie.
  • No pueden faltar las guirnaldas. Junto a los globos, las guirnaldas son un elemento esencial. Puedes comprarlas hechas o, si te gustan las manualidades, hacerlas tú mismo. Compra papel charol y corta tiras de un centímetro de ancho y cinco de largo, pega los extremos enlazando un eslabón con el siguiente y crearás una guirnalda original, colorida y divertida.

Ver sonreír a tu hijo no tiene precio por lo que seguro que todo lo que hagas el encantará y se divertirá mucho con sus amigos. Haz que tu hijo colabore en la decoración y seguro que le encanta.