El día de su cumpleaños es muy importante para cualquier niño y como padres queremos hacer que sea un día muy especial. No es necesario gastar mucho dinero ni comprar grandes regalos, lo que más les gusta a nuestros hijos es pasar tiempo con nosotros y su cumpleaños puede ser una buena ocasión para preparar una fiesta que les sorprenda. Te contamos cómo organizar cumpleaños de niños.

Lo primero que tendrás que hacer es indagar lo que le gusta a tu hijo. Piensa en lo que realmente le apasiona y no en lo que tú piensas que le gusta. Hazle preguntas, fíjate en lo que hace y en lo que más le emociona. A lo mejor te sorprendes.

Los ingredientes esenciales de un cumpleaños de niños

Cada niño es un mundo y sorprenderle no es tan fácil como parece, así que vas a tener que utilizar toda tu creatividad e imaginación, volver a ser niño de nuevo. Parece divertido ¿Verdad?

Las invitaciones de cumpleaños

Piensa en cuidar la naturaleza y envía invitaciones por correo electrónico. Prepara un diseño bonito junto con tu hijo y ahorra papel haciendo invitaciones digitales. Es una buena forma de compartir tiempo con tu hijo y de concienciarle en la importancia de cuidar nuestro entorno natural.

La decoración

¿A tu hijo le gustan los superhéroes, los dinosaurios o la selva? Puedes hacer tu propia fiesta temática comprando elementos que sigan un tema (platos, vasos, manteles, servilletas, adornos).

Otra buena opción es ponerte manos a la obra y hacer algunas manualidades. Si quieres sorprender a tu hijo busca otros ayudantes y si prefieres que participe en la decoración deja que te ayude pero: ¡Cuidado con las tijeras!

El regalo

Este es uno de los puntos más complicados aunque parezca sencillo: ¿Qué le regalo a mi hijo? Puede que para sorprenderle tengas que ir más allá de un simple juguete o algo de ropa, y regalarle algo que no olvide: una experiencia compartida contigo. Un día de circo, en el zoo, en el teatro o en el cine, pueden ser muy buenas opciones. Disfruta de tu tiempo con él, lo pasaréis genial juntos.

La tarta

En todo cumpleaños no puede faltar un elemento esencial: la tarta. Antes de nada, averigua qué le gusta a tu hijo: ¿La nata, el chocolate, las frutas? Puedes comprar una tarta ya hecha en una pastelería o supermercado, pero si te gusta cocinar y quieres pasar un buen rato con tu hijo, cocinar una tarta puede ser una actividad muy divertida.

La tarta, además, puede seguir la temática del resto de la fiesta. Seguro que en internet encuentras recetas sencillas para que quedes como un gran repostero y tu hijo aprenda a hacer su propio pastel de cumpleaños

Las actividades

Durante el cumpleaños puedes dejar que los niños simplemente jueguen entre ellos, contratar una animación o inventarte alguna actividad para que se diviertan. Pueden ser manualidades con palillos, plastilina o papel.

Y no te olvides de lo importante: ¡Las velas!