Un salón de belleza es un espacio donde uno acude para relajarse mientras deja su mente en blanco y desconecta del día. Es mucho más que una peluquería, es un lugar especial donde con mimo te cuidan o te cuidas por dentro y por fuera.

La rutina y el trabajo nos impiden disfrutar de estos pequeños placeres, pero, siempre debemos guardarnos unos minutos al día para dedicárnoslos a nosotros mismos. Muchas veces gracias a momentos así cambia nuestra forma de cuidarnos, aprendemos a regalarnos tiempo y, sobre todo, a encontrar nuestra paz interior.

Hoy día el estrés está más presente que nunca, el ritmo acelerado unido al poco tiempo que nos queda para nosotros mismos nos deja menos posibilidades para disfrutar de buenos momentos.

 

 

Pero, ¿es el salón de belleza el mejor plan?

 

La respuesta es un sí y tienes todo en tu mano para que lo sea.

Debemos disfrutar de nuestro tiempo libre, exprimirlo y divertirnos. La mayoría de las veces acudir a estos establecimientos no resulta una tarea fácil, están llenos de gente, hay listas de espera o el desplazarnos nos resulta un inconveniente.

Tratando de hacerte la vida más sencilla, en Vía Célere, buscamos optimizar al máximo tu tiempo para que no tengas que renunciar a estos placeres. Por ello, creamos espacios que se adaptan a tus necesidades, hacemos viviendas adaptadas a ti y a los tuyos.  Vivir en una casa de Vía Célere es tener un estilo de vida propio.

 

¿Y si el salón de belleza estuviera dentro de tu urbanización?

 

Revolucionamos las zonas comunes y nos diferenciamos por darlas gran protagonismo. Por eso, optimizar al máximo tu tiempo, y relajarte gracias a Vía Célere es posible. En un salón de belleza podemos hacer multitud de actividades, pero sin duda, cuidarnos con amigos o en familia es el mejor plan.

Un salón de belleza es mucho más que una peluquería, podremos tratarnos la piel, el pelo y las manos, entre otros. En definitiva, es un centro donde podrás realizar cualquier actividad relacionada con la belleza y el cuidado de la imagen.

Los salones de belleza han sido importantes desde la antigüedad, la gente acudía para recibir tratamientos donde se utilizaban grasas animales, mezclas con flores y hierbas para la cara, se elaboraban cremas, maquillaje y otros productos que ayudasen a un buen cuidado personal.

Por eso, acudir a este tipo de espacios es llenarse de energía positiva y poner en práctica técnicas de relajación que nos ayuden a mantenernos fuertes y sanos tanto por dentro como por fuera.

 

¿Y si además de acudir a un salón de belleza utilizamos técnicas de relajación?

 

Vamos a enumerar unas cuantas para que puedas ponerlas en práctica:

 

Respiración

Es la base de la relajación, debemos hacerlo por la nariz, filtrar el aire y expulsarlo.

 

Meditación

Siéntate derecho en un asiento cómodo o en el suelo y con los ojos cerrados. Lo más importante es buscar la tranquilidad y la paz.

 

Imaginación

Piensa una situación que te relaje y deja ir toda sensación de tensión. Siente que estas en ese lugar con todos tus sentidos: vista, tacto, olfato, oído y gusto. Dejarás fluir cualquier pensamiento negativo y preocupación.

 

Relajación

Poner la mente en blanco y evitar cualquier tipo de pensamiento. No te preocupes si te distraes, trata de volver a la práctica hasta que consigas mantener un ritmo pausado.

 

Música

Nos ayudará a relajarnos, a concentrarnos y a evadirnos del lugar en el que estamos.

Para terminar el post de hoy debemos hacer mención especial a las técnicas de meditación  mindfulness que harán que tengamos una atención plena hacia todo lo que nos rodea. Nuestro pensamiento se centrará en el presente evitando así cualquier tipo de pensamientos pasados o futuros que nos preocupen.

En definitiva, debemos conseguir tiempo para nosotros mismos, buscar momentos para relajarnos y olvidarnos de la rutina. Si te lo propones conseguirás el mejor resultado: ganar tiempo y salud.