Se acerca una de las estaciones más deseadas por todos, el verano. Lo recibimos  de forma especial porque por lo general todos buscamos vacaciones en lugares con encanto donde evadirnos de la rutina. En el post de hoy te proponemos tips para crear tu propio chill out en casa y así sobrellevar los días previos a las vacaciones y los caóticos días de vuelta a la rutina.

Antes de que lleguen nuestras ansiadas vacaciones están esos días largos de verano en los que deseamos que llegue ese primer día donde ponemos el pie rumbo a nuestro destino deseado. También están esos días de vuelta en los que añoramos los días pasados y nos gustaría cerrar los ojos y volver a esos lugares en los que hemos disfrutado y exprimido nuestro tiempo al máximo.

Por eso, para  sobrellevar esos días de la mejor manera, vamos a crear un rincón chill out en casa. Cualquier rincón que podamos aprovechar tanto exterior como interior será perfecto para las noches de verano, para disfrutar de la buena temperatura, para reunirnos con  familia, amigos, solos o con un buen libro.  En definitiva, son muchas las razones para crear un sitio tan relajante y especial.

 

¿Un chill out fuera o dentro de casa?

 

Por lo general, cuando pensamos en chill out nos imaginamos espacios exteriores grandes con jardín o piscina. Hoy día este pensamiento ha cambiado y es mucho más fácil poder crear un rincón de desconexión tanto dentro como fuera de casa.

 

Tanto para un chill out interior como exterior necesitamos:

 

Muebles:

Es imprescindible que los muebles sean cómodos para poder relajarnos, y lograr crear una atmósfera donde perder la noción del tiempo. En nuestra decoración no podrá faltar una alfombra para descalzarnos y una mesa baja hecha por ejemplo con palés para aportar un toque industrial, natural y muy rústico. Las hamacas o los pufs son muy característicos de los espacios chill out y les dan un estilo perfecto.

Cojines:

Cuantos más mejor.  Tienen que ser variados, llamativos y con diferentes estilos: bohemio, oriental, vintage, retro, rústico y clásico.  Lo esencial es que sean vistosos, grandes y mullidos.

Mantas y sábanas:

Para las noches frías de verano, para las largas siestas, pero, sobre todo, para sentirte de la forma más agradable posible.

Vegetación:

 Las flores dan vida, podemos crear un pequeño jardín que cubra cada esquina de forma que nos  sintamos protegidos y llenos de armonía.

Iluminación:

Tenemos que jugar con las luces para crear espacios envolventes. Si quieres un rincón de luces cálidas puedes combinar las bombillas colgantes con farolillos o velas. Pero si prefieres una luz más fría hay elementos de decoración que de manera automática proyectan luces de colores de manera alterna. Todos los elementos anteriores tendrán que estar preparados para estar al exterior y que con el paso del tiempo sufran lo menos posible a la intemperie.

 

Chill out en el exterior de casa

 

Si en tu casa dispones de un jardín o una terraza podrás crear allí tu rincón chill out. Debemos hacer especial hincapié en los materiales, los necesitamos resistentes al sol y a la humedad. Debes tener en cuenta que sean impermeables, desenfundables o que como en el caso de la madera contenga barnices especiales que ayuden a su conservación. Para la decoración, la creatividad juega un papel fundamental. Si quieres sentirte como si estuvieras en una playa paradisiaca elige un total white en todos los elementos decorativos, combina y juega con los colores, colchonetas y cojines.

 

Chill out en el interior de casa

Lo primero de todo es pensar qué espacio de nuestra casa es el mejor para crear este rincón.  Debemos buscar  armonía y relajación para no querer salir de él. En un chill out de exterior tenemos en cuenta muebles, sillones, colchonetas, velas y música como elementos imprescindibles. En un chill out de interior también. Esto opción será una tarea fácil ya que hoy día podemos conseguir elementos especiales usando cualquier recurso que haga nuestro rincón mágico.