Comprar una vivienda es una decisión muy importante para aquel que está dispuesto a dar el paso. Lo primero que suelen mirar los inversores es el precio, dado que, tras la burbuja inmobiliaria y el posterior derrumbe del sector, la desconfianza del consumidor en el área inmobiliaria se ha visto incrementada. El problema, no sólo es motivo de dicha desconfianza, sino que a esto, hay que sumar las negaciones al crédito por parte de las entidades financieras, principal problema para aquellos que aún hoy quieren optar por la compra en vez del alquiler de una vivienda. Para paliar este “frenazo” Vía Célere propone en algunas de sus promociones hasta el 100% de financiación, si los interesados cumplen unos requisitos previos. Así que, si sanamos este problema, los siguientes ya sólo son cuestión de preferencias.

La ubicación, la tipología y las instalaciones que queremos en nuestro casa, son cuestiones más personales, aunque, en un estudio que publicamos, para el 52,9% la zona es muy importante a la hora de elegir dónde comprar nuestra casa.  La calidad en las infraestructuras, es un factor que debería tenerse más en cuenta cuando se pretende adquirir una vivienda, los materiales con los que esté construido nuestro piso pueden pasarnos factura el día de mañana.