Si hace algunos años nos hubieran dicho que lo último en decoración moderna iba a ser convertir cosas encontradas en la basura o que tenemos por casa acumulando polvo para decorar nuestro hogar, probablemente no lo habríamos creído.  No es obligatorio reciclar este tipo de elementos para crear ambientes con un estilo más moderno, pero lo cierto es que gracias a ellos podemos disfrutar de piezas realmente originales.

Cajas viejas de maderas, paléts, maletas antiguas, baúles, escaleras, cuerdas, sillas antiguas, libros… Todo puede ser susceptible de tener una segunda vida, con un uso completamente diferente para el que fue creado el objeto. Para demostrártelo, hoy te traemos algunas ideas sobre cómo crear mesillas de noche muy originales. Puedes tener claro que nadie tendrá una mesita como la tuya.

Mesilla de noche con cajas de fruta

No hay nada tan sencillo como conseguir una caja de fruta de madera. Y nada más fácil para reciclar, ya que puede reutilizarse de multitud de formas distintas. Solamente necesitarás la caja, pintura, papel de lija, ruedas y tornillos. Puedes elegir el color que prefieras en función de la decoración y el estilo de tu hogar. Lo importante es que la caja tenga bastante fondo. Y es que si es menos profunda, será menos estable cuando la coloquemos y además contará con menos capacidad. En cambio, si tiene suficiente fondo, podremos aprovechar para colocar libros, una lámpara y un despertador.

Mesilla de noche con maletas antiguas

Este tipo de mesitas de noche son ideales para los que buscan un estilo más romántico. Si eres de esas personas a las que les aburren las clásicas mesitas de noche y prefieres buscar otras opciones, las maletas viejas son una excelente idea. Lo único que deberás tener en cuenta es que vayan a juego con la decoración. Solamente tienes que apilarlas de mayor a menor jugando con los tamaños, sin tener que realizar ninguna tarea de bricolaje.  Después coloca alguna lámpara vintage que combine con la sobriedad del cuero y podrás disfrutar de una mesita de noche de lo más original.

Mesilla de noche con sillas viejas

Se trata de una idea que cada vez ha ido ganando más popularidad y que ya podemos ver en muchas casas. Al tratarse de una superficie lisa, hace la misma función que la de una mesita de noche, permitiendo que coloquemos nuestra lámpara, nuestros libros y nuestro despertador sin problema. Por lo general, las más utilizadas son aquellas que tienen un aire vintage. Si el color va bien, no habrá que hacer nada, pero si quieres que combine con la decoración o simplemente quieres dar un toque de color a la estancia, opta por colores vivos que le den más personalidad. No obstante, si buscas algo más moderno, opta por una silla de estilo más contemporáneo en color blanco o en negro.

Mesilla de noche con el taburete Bekvam de IKEA

El taburete Bekvam de IKEA es un pequeño mueble auxiliar que puede colocarse en cualquier estancia de la casa. Cuenta con dos escalones y viene en madera desnuda, por lo que podemos elegir el color que queramos para pintarlo. Puedes utilizar este taburete de múltiples formas, por lo que se ha convertido en una de las piezas estrella de la marca sueca. Pero además de cómo mesita de noche, podemos usarlo también como taburete para el lavabo para los más pequeños de la casa, para poner cosas de cocina o en la entrada para dejar los zapatos.